El presidente Javier Milei se ausentó en la cumbre del Mercosur de Asunción y su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, quien asume como titular del bloque, advirtió que en la misma deberían “estar todos los presidentes”.

“No solo es importante el mensaje, es importante el mensajero. Si el Mercosur es muy importante, acá deberían estar todos los presidentes”, señaló el uruguayo en la cumbre, en lo que se leyó como una crítica al faltazo de Milei. Y agregó: “Yo le presto importancia al Mercosur”.

Ante la ausencia del Presidente, Argentina estuvo representada por la canciller Diana Mondino. Milei, por su parte, decidió no ir a la cumbre y asistir a un foro conservador en Santa Catarina (Brasil) pare reunirse con el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Además de Milei, faltaron los presidentes de Chile y Colombia, que son estados asociados del bloque, pero no miembros del mismo.

En la cumbre, Lacalle Pou también sostuvo desde la presidencia del Mercosur buscará retomar el diálogo con China para lograr un acuerdo comercial. “La propuesta que nosotros vamos a hacer en los meses de presidencia pro tempore es retomar el mecanismo de diálogo con China”, afirmó.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, también dejó algunas frases que pueden leerse como críticas a Milei. “Los buenos economistas saben que el libre mercado no es una panacea de la humanidad”, apuntó.

Y agregó: “Los que conocen la historia de América Latina reconocen el valor del Estado como planificador e inductor del desarrollo. No se justifica revivir experimentos neoliberales que solo han exacerbado las desigualdades en nuestra región”. 

Mondino, la representante argentina en la cumbre de Mercosur

La canciller argentina, Diana Mondino, quien representó a Milei en la cumbre, lamentó la falta de consenso final para adoptar un comunicado conjunto entre los Estados Partes y Asociados del Mercosur.  «Lamentamos profundamente que no haya sido posible alcanzar el consenso final de los Estados parte y asociados; un proyecto al que nuestras delegaciones dedicaron largas horas y esfuerzos», dijo Mondino.

En tanto, la declaración final es una parte central en estas cumbres, ya que en ellas se definen principios y resoluciones comunes que orientarán la acción en los meses siguientes. Poco después de mencionar el resultado negativo, Mondino se corrigió: “Bueno, parece que llegamos a un acuerdo”. «Ha sido un ejercicio pragmático y verdaderamente constructivo, se estuvo cerca del consenso cuando gran parte del texto estaba prácticamente acordado. Todos debemos ser escuchados», expresó.

En otro momento de su discurso, la jefa de la diplomacia argentina habló sobre las diferencias entre los miembros del bloque, ejemplificadas por las críticas a la ausencia de Milei. «Este es un foro de consulta, es un foro en el que todos tenemos que hablar y dar nuestra opinión. Y esta clase de encuentro justamente tiene valor porque intercambiamos puntos de vista. Esto no debería ser un problema, tiene que ser aceptado como una sana práctica en beneficio de todos los miembros. Y es un signo de madurez».

No aclaró, sin embargo, en qué habrían consistido tales divergencias. «De nuevo no tenemos por qué estar de acuerdo, pero sí tenemos que poder escuchar distintas opiniones. Espero que alcancemos como grupo esta madurez. Dicho esto, los Estados aquí representados tenemos enormes desafíos a nivel internacional, sabemos que el mundo está convulsionado por guerras, conflictos y escenarios de todo tipo», amplió.