El sector rural de Uruguay, que desde comienzos de año se manifiesta exigiendo al Gobierno soluciones que mejoren la rentabilidad del sector, se concentrará este martes masivamente en el departamento de Durazno para idear un documento que elevará al presidente del país, Tabaré Vázquez.

En la masiva convocatoria, auspiciada por una serie de productores agrícolas independientes unidos bajo el concepto de «autoconvocados», se espera la presencia de más de 15.000 personas e incluirá la participación de representantes de diferentes asociaciones y sociedades de sectores agropecuarios, así como también representantes de la industria, trabajadores y jubilados.

Las principales protestas del sector rural se relacionan con una petición de rebaja del precio del combustible y de la tarifa de luz, así como solucionar el atraso cambiario del país.

Además de las inquietudes del rural, otros sectores se sumaron a la convocatoria, por lo que se unirán otros pedidos como mejorar la seguridad pública y cerrar acuerdos con otros países, entre otros.

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Pablo Zerbino, explicó a Efe que, si bien esta convocatoria no fue organizada por ellos, van a participar y la apoyan porque entienden que «es muy importante para el sector».

Resultado de imagen para protesta productores campo Uruguay

Zerbino consideró que el problema de rentabilidad se debe a una política «con elevados costos de producción» y con un «elevado peso del Estado» que no ayudan en un momento en el que, según él, se está ingresando en una crisis.

Además, señaló que las cifras récord que el sector productivo ha generado en materia de exportaciones se deben fundamentalmente al buen clima que Uruguay tuvo en 2017 y a «la voluntad del sector de productores».

El diputado del opositor Partido Nacional (PN) Jaime Trobo, dijo a Efe que desde su sector político comparten las inquietudes de los productores ya que son temas «imprescindibles» para fortalecer la economía.

«Respetamos la forma del reclamo porque nos parece que es legítima, pacífica y que muestra un sentimiento y una realidad que se vive en el campo», explicó Trobo.

Agregó que el Gobierno, pese a que está «muy cerrado», en algún momento «no va a tener más remedio» que escuchar los pedidos y señaló que el principal problema está en la competitividad por los altos costos.

«Para que un productor uruguayo compita con productores de la misma característica, tiene que hacer un esfuerzo sobrehumano», añadió.

La senadora de la coalición de izquierdas oficialistas, el Frente Amplio (FA), Daniela Payssé, aseguró a Efe que el Gobierno, particularmente el presidente Tabaré Vázquez, está abierto al diálogo y a discutir y analizar cada rubro.

Y sostuvo que el sector rural «es heterogéneo», por lo tanto es necesario analizar cada realidad en particular, aunque, tanto el Gobierno como su fuerza política, tienen claro que «hay realidades a atender».

Para la senadora, algunos de los sectores que precisan ser atendidos son la lechería, el arrocero y el hortícola.

«Desde el punto de vista político, creo que los apoyos que ha tenido el sector desde que el Frente Amplio está en el Gobierno no los puede negar nadie», añadió.

Por otra parte, la senadora expresó que hay «operadores políticos» que están jugando en estas manifestaciones y advirtió que hay algunos actores dentro de la movilización que pretenden desestabilizar al Gobierno y amenazan con desabastecer a la capital y a otras regiones del país.