Dos delincuentes armados le robaron el auto a una mujer con su hijo adentro, lo arrojaron a la calle cuadras después y luego huyeron, en el barrio San José de la localidad bonaerense de Almirante Brown.

Por el hecho la Policía detuvo este viernes a dos sospechosos que habían salido hace poco de prisión. Uno de ellos cayó este mediodía en Burzaco (Almirante Brown) y llevaba pocos días de libertad luego de cumplir una condena.

Mientras que el otro fue capturado esta tarde en Monte Chingolo (Lanús) y también habría dejado la cárcel hace poco. Tiene antecedentes por robo y se estaba tiñendo el pelo cuando la Policía fue a detenerlo.

Todo ocurrió el jueves a las 16:10, cuando dos delincuentes sorprendieron a la mujer, que había dejado el auto encendido subido a la vereda mientras cerraba el portón de su casa.

En su desesperación, la mujer se cuelga de la puerta del conductor del auto en un último intento por frenar y sufre la fractura de su mano izquierda. Así y todo, sigue corriendo detrás del vehículo a los gritos.

En las imágenes registradas por una cámara se ve que la mujer ruega que dejen a su hijo: «Está mi nene adentro», gritaba desesperada. Pese a sus intentos por detenerlos, los hombres avanzaron a toda velocidad y la arrojaron con violencia sobre el pavimento.

Finalmente, a las dos cuadras, los delincuentes golpearon en la boca al nene y lo bajaron del auto. La madre terminó golpeada y con una fractura, producto de la fuerte caída.

«Yo lo llamaba y él me gritaba ‘mamá, mamá’, de adentro, Sentí que me moría porque ellos no paraban, grité con todas las fuerzas para que salgan mis vecinos. Solo me acuerdo que corría por el medio de la calle llamándolo. Lo tiraron en la calle, en la otra cuadra. Lo vi cuando venía con su boca sangrando«, contó entre lágrimas la víctima.

«Escuchar los gritos del nene fue desesperante. Es horrible vivir así. Yo me levanto para ir a trabajar y ellos se levantan para ir a robar«, agregó la mujer en declaraciones a C5N.

La mujer contó que no le importó que los delincuentes estuvieran armados, solo quería sacar a su hijo del auto. «Los vi cuando estaba cerrando el portón y lo único que quería hacer era sacar a mi nene del auto. Es mi único nene, casi lo pierdo antes que nazca, no puedo tener otro. Sentí que se llevaban todo, no me importó el auto. Me desesperé, no me importó que tengan armas«, detalló la mamá del nene.

«Esto es todos los días, salir y mirar para todos lados. Ya no podemos más», dijo la mujer.