El presidente Mauricio Macri anunció hoy en Davos que la empresa pública rionegrina INVAP ganó una licitación para construir un reactor nuclear de investigación para uso medicinal en Holanda.

«Para nosotros es un hito importante porque confirma que Argentina puede ser un socio confiable en el uso pacífico de la tecnología nuclear», dijo el mandatario tras reunirse con Mark Rutte, el primer ministro de los Países Bajos, y con la reina Máxima, en la Casa Argentina de Davos.

El jefe de Estado señaló que la venta del reactor a la Fundación Pallas de Holanda confirma la capacidad argentina «en el desarrollo científico y tecnológico» y agradeció a las autoridades holandesas por haber elegido a su país como proveedor de esta tecnología, entre las tres opciones que se habían presentado (una de Corea del Sur y otra de Francia).

«Ha sido algo muy meritorio que fortalece el proceso de desarrollo tecnológico que Argentina está llevando a cabo y es también una demostración de las cosas buenas que trae volver a ingresar al mundo, hacer una inserción inteligente», añadió el presidente.

Por otro lado, Mauricio Macri indicó que todavía no se definió el costo que tendrá el reactor, dado que el proyecto incluye varias etapas de desarrollo y asesoramiento.

«El INVAP está haciendo otros desarrollos que espera vender al mundo y esto ayuda muchísimo para potenciarlo», describió.

 

El reactor de INVAP reemplazará a otro de marca HFR que abastece el 60 por ciento del mercado de radioisótopos de Europa, en la ciudad costera de Petten, según se informó.

En diciembre de 2007, Holanda llamó a una licitación por este nuevo reactor, a la que se presentaron AREVA TA de Francia, KAERI de Corea del Sur y la rionegrina INVAP.

La oferta de la Sociedad del Estado argentina, creada en la década del 70, fue seleccionada en junio de 2009, pero en ese momento las autoridades decidieron discontinuar el proyecto debido a la crisis económica global, hasta que en 2015 la Fundación Pallas llamó a una nueva licitación.

El proyecto tiene dos etapas: la primera consistirá en la ingeniería, la obtención del permiso de construcción, el perfeccionamiento del plan de negocios y la obtención de la financiación; en tanto que la segunda implicará la construcción del reactor.

INVAP tiene su sede central en San Carlos de Bariloche y cuenta con una trayectoria de 40 años a nivel nacional y 30 en la escena internacional.