Un total de 33 personas fueron atendidas en hospitales alemanes este sábado después de que un avión de la aerolínea de bajo coste Ryanair cayese unos 9.000 metros y realizase un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Frankfurt-Hahn, informó la Policía Federal alemana.

La aeronave, con el código FR7312, cubría ayer viernes por la tarde la ruta entre Dublín y la ciudad croata de Zadar con 189 pasajeros a bordo cuando sufrió una «repentina caída de la presión» en la cabina que forzó la maniobra de emergencia, informó un portavoz de Ryanair.

https://twitter.com/Maingd/status/1018076504914321408

«Los pasajeros se quejaron de dolores de cabeza y oídos y sufrían náuseas», aseguró un portavoz de la Policía Federal, tras reconocer que algunos de ellos sangraban por los oídos. Algunos ya han sido dados de alta, según informan medios alemanes, pero otros permanecen aún ingresados.

La página web Flightradar24, que sigue a tiempo real la posición de hasta 20.000 vuelos diarios en todo el mundo, registró un desplome del aparato afectado desde por encima de los 12.000 metros de altura hasta los 3.000. La compañía aérea no ha comunicado aún la causa de la pérdida de presión en la cabina.

Un avión de sustitución ha completado este sábado desde el aeropuerto de Frankfurt-Hahn la ruta interrumpida ayer hasta Zadar, aunque entre el pasaje faltaban muchos pasajeros, además de los que aún se encuentran hospitalizados.