Los detenidos luego de los allanamientos por el escándalo de los cuadernos con presuntos detalles de pago de coimas durante la gestión de Cristina Fernández, quien fue citada a declarar junto con otro puñado de exfuncionarios, ya están en Comodoro Py para declarar ante el juez Claudio Bonadío.

Los arrestados fueron trasladados desde la Superintendencia de drogas peligrosas de la Policía Federal poco después de las 7 de la mañana de este jueves y en medio de un fuerte operativo se seguridad. Uno de los primeros en salir del establecimiento fue Roberto Baratta, quien fuera secretario de Coordinación y Gestión en el ministerio de Planificación (número dos de Julio De Vido) durante los 12 años del ministro.

En total son 11 detenidos –hasta ahora– los que pasaron la noche en la Superintendencia en el barrio de Monserrat: seis ex funcionarios del gobierno kirchnerista y cinco empresarios vinculados a empresas energéticas y la obra pública. Entre los cuatro prófugos que quedan hasta ahora, sin descartar futuras órdenes de detención, se encuentra el extitular de la Cámara de Construcción, Carlos Wagner, quien se entregaría hoy en la justicia.

Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta y a quien pertenecerían los cuadernos en cuestión, echo ayer a su abogado y declararía hoy, con un defensor oficial, y el plan de Bonadío es ofrecerle la protección mediante el ingreso a la figura del «arrepentido».

La Justicia busca a otros cinco acusados para su arresto (fotos: Gustavo Gavotti)