Tres policías de la Ciudad de Buenos Aires fueron sobreseídos en la causa en la que se investiga el encubrimiento del crimen del joven futbolista de Barracas Central Lucas González.

Se trata de Daniela Yamil Lozano, Lucas Damián Evaristo Varas y Teresa María Luján Scorza, quienes eran investigados por intentar encubrir el homicidio perpetrado por otros tres agentes de la fuerza de seguridad ya condenados en primera instancia a prisión perpetua.

En el caso de Scorza, el fiscal Leonel Gómez Barbella había pedido su indagatoria a instancias de un reconocimiento fotográfico de uno de los sobrevivientes al crimen, Joaquín Zuñiga Gómez.

“El nombrado en ese acto procesal identificó a Scorza, y fue así como la vindicta dio por cierto que había sido una de las mujeres policías que le produjera sufrimientos psíquicos cuando estuvo ilegítimamente detenido”, explicó el fallo de la jueza Vanesa Peluffo.

Pero fue el propio fiscal el que descartó la acusación y coincidió con el pedido de sobreseimiento de la defensa de la imputada, a cargo del penalista Hernán Pablo Vega.

En cuanto a Lozano, fue investigada porque en su teléfono celular fue hallado un diálogo con el oficial principal Claudio Cuevas, el uniformado que contó en el juicio oral cómo les habían plantado a las víctimas un arma de juguete para simular un enfrentamiento que no existió.

La fiscalía le imputó a Lozano que en ese diálogo Cuevas le contó que el arma había sido plantada y ella omitió formular la denuncia a la que estaba obligada por su condición de funcionaria pública.

La jueza consideró que “más allá de las conjeturas que puedan sacarse acerca del diálogo que las partes mantuvieron, lo cierto es que la lectura completa de esa conversación no permite acompañar la hipótesis fiscal”.

“Si bien no se encuentra controvertido que Cuevas, le dijo: ‘se la pusieron’, la fluidez de la charla en torno a un hecho de trascendencia pública que le tocó vivir en primera persona, permite constatar la nula entidad y alcance que otorgó a la misiva, máxime si se tiene en consideración que como ella misma explicó, en ese momento eran variadas las hipótesis que se barajaban al respecto” del hecho, añade el fallo.

► Los policías condenados por el crimen del adolescente.

Varas, también sobreseído, es pareja de Lozano y quedó bajo investigación porque el teléfono con el que su mujer habló con el principal Cuevas estaba a su nombre.

“Se conocía a través de la declaración juramentada de Lozano que en verdad esos mensajes habían sido enviados por ella”, expresó la jueza.

Además, abundó: “del análisis integral de la conversación que mantuvo la imputada con el principal Claudio Cuevas se desprende que efectivamente Lozano no dio relevancia a lo expuesto por su superior”.

Lucas González fue asesinado en noviembre de 2021 por tres integrantes de una brigada de la Policía de la Ciudad que ya fueron condenados a prisión perpetua.

Otros policías sufrieron penas de entre cuatro y ocho años de cárcel por encubrimiento. Otro uniformado está detenido y a la espera de un nuevo juicio oral.

► Los familiares del joven asesinado.