Luego de la sorpresiva jornada electoral realizada el domingo en Brasil, en la que Jair Bolsonaro superó el 45% de los votos, el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, fue uno de los primeros mandatarios de la región en apoyar al ultraderechista.

«Las señales que está dando en cuanto a abrir la economía brasileña, reducir el déficit fiscal, reformar las pensiones, reducir el tamaño del sector público con privatizaciones, eso es lo que un país como Brasil, que es un gigante, necesita«, señaló Piñera durante un foro económico del diario El País.

Sin embargo, Piñera admitió que Bolsonaro genera incertidumbre porque «nadie conoce muy bien su trayectoria». «La gente votó más en contra de los demás políticos que a favor de Bolsonaro, y por tanto ahí hay gran incertidumbre«, expresó el Jefe de Estado trasandino sobre el ex militar de 63 años, de quien dijo también haber escuchado «sus cosas homofóbicas, su cierto lenguaje muy agresivo con las mujeres«.

Pero su plan económico «apunta en la dirección correcta» y «ha hablado muy fuertemente de una lucha frontal contra la corrupción y el populismo, que han sido dos formidables enemigos en Brasil» y provocado la crisis que el país «arrastra», apuntó.