La Secretaría de Trabajo del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación dictó la Conciliación Obligatoria a horas del inicio de una nueva medida de fuerza del transporte y por ello, la UTA, que nuclea a los trabajadores del sector acató el dictamen y anunció a través de un comunicado, la suspensión del paro convocado para este martes 4 de junio en el interior del país.

Originalmente, la medida buscaba responder al reclamo por la cuestión salarial de los choferes, cuyo cese de actividades se convocó en el interior del país, afectando a todas las provincias argentinas durante toda la jornada. El gremio explicó que el último acuerdo al que llegaron con las empresas, venció en marzo último.

Como en todos los casos, la Conciliación Obligatoria rige por quince días y permitió postergar el paro e iniciar negociaciones con las empresas representadas por la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP). Además, según se informó de manera oficial, el Ministerio de Producción y Trabajo convocará en los próximos días a una audiencia entre las partes.

Por su parte, desde la Unión Tranviarios del Automotor (UTA) se había anticipado que el paro tenía carácter nacional y afectaría los servicios de corta, media y larga distancia, tras continuar sin un acuerdo salarial con la FATAP, que permita recomponer el poder adquisitivo del año pasado, ya que el último convenio venció en marzo.

A través de un comunicado, la UTA explicó que igualmente “resulta indispensable avanzar sin demora en las negociaciones para la recomposición salarial, discutiendo y acordar una nueva pauta” y que los trabajadores “permanecemos en Estado de Alerta, destacando el compromiso de los compañeros del transporte de pasajeros con el reclamo llevado adelante”.