Mañana desde las 10:30, cuando dará comienzo en el Senado la sesión para discutir la ley de interrupción voluntaria del embarazo, una multitud se congregará en las inmediaciones del Congreso para pedir su aprobación.

Desde la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que impulsa el proyecto, convocaron a una vigilia y a un pañuelazo frente al Congreso, que se extenderá también a otras ciudades del mundo con un “pañuelazo internacional”, que se realizará en simultáneo frente a las embajadas argentinas de distintas ciudades del mundo.

Es que, según se prevé, los discursos de los senadores se extenderán hasta la madrugada del jueves, con una votación que se perfila ajustada, aunque con una tendencia a que se imponga el no. Hasta el momento, el proyecto de IVE se debatirá con mayoría de votos en contra: 37 senadores se inclinarán por el “no” -es decir, la mitad más uno de los miembros de la Cámara- y 31 lo harán por el “sí”, independientemente de su pertenencia política, dado que el debate atravesó transversalmente a los bloques.

Por otra parte, la legisladora Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino, ratificó hoy su decisión de abstenerse, mientras que la puntana Eugenia Catalfamo -compañera de bloque de Adolfo Rodríguez Saá-,  ratificó que no estará presente por complicaciones en su embarazo avanzado.

Las únicas dudas son las del santafesino Omar Perotti, quien al igual que Crexell presentó su propio proyecto de despenalización, y el tucumano José Alperovich, quien aclaró que no dará a conocer su posición hasta este miércoles, aunque se inclinaría a favor.

Así las cosas, lo que se someterá a votación es el proyecto aprobado en la Cámara de Diputados el pasado 14 de junio, que despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación; incorpora la práctica al sistema público de salud; y penaliza a los médicos que se rehúsen a hacer la intervención, aunque se contempla el derecho a la objeción de conciencia de los médicos, y se la prohíbe a nivel institucional.

Dado que entre los senadores “verdes” no había acuerdo unánime en torno a esta redacción, este sector decidió plegarse a la postura de los cordobeses Laura Rodríguez Machado, Ernesto Martínez y Carlos Caserio, que proponen modificaciones que obligarían a devolver el proyecto a la Cámara de Diputados.

Entre otras cosas, en la nueva propuesta se reduce el plazo para el aborto no punible de 14 a 12 semanas; se eliminan las sanciones para médicos; y se incorpora la objeción de ideario para instituciones privadas de salud “por adscripción a determinada religión, confesión o culto”.

Sin embargo, para que estos cambios prosperen, los senadores deberían primero votar en general a favor del proyecto aprobado en Diputados, y recién en la votación en particular, artículo por artículo, podrían incorporar las modificaciones.

Vigilia y vallado

La zona de vallado irá desde Riobamba hasta Paraná, entre Rivadavia e Hipólito Yrigoyen, y quienes se acerquen a exigir la aprobación de la norma identificados bajo el símbolo de los pañuelos verdes deberán hacerlo desde el norte.

Por su parte, las organizaciones autodenominadas “pro-vida” que se oponen a la ley, también convocaron a una manifestación para este miércoles a la mañana frente al Senado de la Nación, que tendrá su acto central a las 18:00.