La Cámara de Apelaciones y Garantías de Mercedes revocó el fallo que benefició con la libertad de Elián Ángel Valenzuela, el músico más conocido como L-Gante, en la causa en la que está imputado de amenazas y privación ilegal de la libertad, entre otros delitos cometidos en mayo pasado en General Rodríguez, y reprendió al juez que otorgó la excarcelación por no haber escuchado el pedido de la víctima del hecho para que no se lo libere, informaron fuentes judiciales.

Los camaristas Oscar Reggi y Jorge Risuleo hicieron lugar al recurso de queja que habían presentado el particular damnificado y la fiscalía contra la resolución del juez Gabriel Castro, quien el 8 de septiembre pasado dictó el cese de la medida de coerción que pesaba sobre el cantante, que ese mismo día recuperó la libertad tras pasar más de tres meses preso.

Días después de la liberación, el fiscal Raúl Villalba y los abogados Leonardo Sigal y Pablo Becerra, en representación de uno de los denunciantes de L-Gante, apelaron la medida ante el propio magistrado y solicitaron que el acusado volviera a ser detenido.

Sin embargo, el juez Castro no hizo lugar a esos recursos, por lo que las partes acusadoras se presentaron en queja ante la Cámara de Apelaciones, que se expidió esta tarde en un fallo de 13 páginas, al que accedió Télam.

Becerra, abogado de uno de los denunciantes, sostuvo en declaraciones televisivas que “la Cámara debería proceder a la detención de Valenzuela, porque estaba en prisión preventiva”.

No obstante, expresó que la detención del músico podría dilatarse y que va a haber “una guerra de criterios, porque lo más importante es entender si la resolución es suspensiva o devolutiva”. En ese sentido, Becerra subrayó que “si es devolutiva, inmediatamente tienen que salir a detenerlo, si es suspensiva hay que esperar la vía recursiva que seguramente el doctor Diego Storto (abogado de L-Gante) va a ejercer hasta Casación”.

“El criterio del particular damnificado es que vuelva a estar detenido en prisión preventiva”, remarcó el letrado.