Gabriel Ghirlanda, el juez de la causa que investiga la muerte de Débora Pérez Volpin, renunció interinamente a cargo del Juzgado en lo Criminal y Correccional 57, y en su lugar fue designado por los próximos seis meses Carlos Bruniard.

La determinación fue tomada a menos de 24 horas de conocerse los resultados finales de la autopsia y de otros estudios complementarios al cuerpo de la víctima, ya que los mismos estarían este miércoles después del mediodía.

De esa manera, se podrá tener un panorama más claro en cuanto a los motivos del fallecimiento de la periodista y accionar así contra los presuntos responsables. Ghirlanda, quien oficializó su salida al firmar la renuncia correspondiente como es en estos casos ante el Consejo de la Magistratura, fue muy cuestionado por la familia de Pérez Volpin debido a las demoras para activar la investigación y a ciertas determinaciones que generaron polémica como la de no hacer lugar a medidas de prueba solicitadas por la querella.

Los allanamientos en la clínica de la Trinidad de Palermo se produjeron tres días después de la muerte de la periodista y ello generó que se pusiera en duda si el endoscopio secuestrado fue el que se usó para examinarla.

En tanto, el Cuerpo Médico Forense citó para mañana a los peritos de parte para firmar el informe de la autopsia del cuerpo de la periodista , quien falleció hace poco más de dos meses tras someterse a una endoscopía en la clínica La Trinidad del barrio porteño de Palermo.

El 6 de febrero, a las 17, comenzó la endoscopía a Perez Volpin en La Trinidad, pero a los pocos minutos se descompensó y pese al intento de reanimación de los médicos murió a las 18.15.

Con el endoscopista y la anestesista acusados de ser responsables del deceso se inició una causa que quedó radicada en el Juzgado Criminal y Correccional número 57, que subrogaba Ghirlanda, que hoy renunció.