La mujer que fue violada en la localidad de Puerto Deseado identificó a uno de sus atacantes en una rueda de reconocimiento, mientras que otro sospechoso habría confesado el crimen de su hijo en las últimas horas, según confirmó el juez del caso.

De acuerdo con lo que precisaron fuentes cercanas al expediente, se trata de un joven de 24 años señalado como el presunto abusador sexual de la turista salteña que, de acuerdo con lo que informó el medio local La Opinión Austral, confesó su participación en estos delitos tras la rueda de reconocimiento.

Con las nuevas pruebas en su contra, el juez de la causa, Oldemar Villa, pidió formalmente su detención. El acusado ya había estado demorado durante seis horas, pero fue liberado liberado falta de elementos que lo vincularan con el caso.

Este sábado el sospechoso fue nuevamente capturado por la Policía de Santa Cruz durante los últimos allanamientos que se realizaron en el barrio “La Favela” en el marco de la investigación por los brutales hechos ocurridos la semana pasada en Puerto Deseado, una ciudad pesquera de esta provincia.

Durante una extensa rueda de reconocimiento que se demoró por un apagón eléctrico y terminó sobre la madrugada de este domingo, la mujer pudo identificarlo como el hombre que la violó. Si bien este paso iba a hacerse por la mañana, el procedimiento se suspendió hasta la noche porque la víctima se descompensó en el juzgado después de haber declarado varias horas.

El juez Villa habló con los medios locales y con los vecinos que se congregaron frente a la dependencia oficial para saber cómo avanzaba la causa y pidió calma para no alterar aun más a la turista salteña de 44 años, que debió ser trasladada a un hospital de la zona para recuperarse.

En tanto, el otro sospechoso del caso es un adolescente de 16 años que se encuentra en calidad de aprehendido, ya que se trata de un menor de edad, y también sería sometido a una rueda de reconocimiento en las próximas horas.

La víctima y su hijo fueron atacados por dos delincuentes cuando caminaban por una playa de la mencionada localidad santacruceña, a la que habían llegado para visitar a otros familiares. De acuerdo con los datos que pudo aportar la mujer a la Policía, en ese momento ambos fueron sorprendidos por dos hombres que los amenazaron, la obligaron a caminar hasta una cueva, ya que el lugar está rodeado de acantilados, y luego la atacaron con el objetivo de abusar sexualmente de ella.

Según lo que relató, en medio del abuso, y mientras uno de los agresores amenazaba a su hijo con un cuchillo, la mujer se desvaneció. En consecuencia, los delincuentes la creyeron muerta y se llevaron al chico, a quien finalmente asesinaron a golpes. Posteriormente, dejaron abandonado su cadáver a pocos metros de donde se hallaba su madre.