Integrantes de la Agrupación Trabajadores de Reparto (ATR) protagonizaron incidentes durante una manifestación frente a la Legislatura porteña contra el proyecto que regula las aplicaciones de delivery porque «beneficia a las empresas para seguir precarizando», según los repartidores.

Los manifestantes se enfrentaron con los efectivos de la Policía de la Ciudad que custodiaban el lugar y uno de ellos agredió a la periodista Mercedes Ninci, a quien de un manotazo le arrebató el celular.

Los trabajadores nucleados en esa agrupación reclaman, además, que haya «una regulación discutida entre los trabajadores con reconocimiento laboral», informaron voceros de la ATR.

La protesta se desarrolló en la esquina de la calle Perú e Hipólito Yrigoyen, con un fuerte operativo de seguridad desplegado frente a la sede de la Legislatura.

https://twitter.com/lpsargentina/status/1283825874693832706?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1283825874693832706%7Ctwgr%5E&ref_url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2F%3Fquery%3Dhttps3A2F2Ftwitter.com2Flpsargentina2Fstatus2F1283825874693832706widget%3DTweet

«El proyecto de modificación de la ley vial del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, es un ataque a los trabajadores de reparto y genera un marco legal para que las empresas puedan seguir precarizándonos«, dijo Micaela Sosa, una de las voceras de la agrupación.

Sosa señaló que, «a 100 días de cuarentena, ya alcanzamos siete compañeros fallecidos (por coronavirus) trabajando» a partir «lo extensas que son las jornadas laborales, que superan las 12 horas, para tener un ingreso similar a una canasta básica familiar».

«Con este proyecto, la situación se va a profundizar porque se traslada mayores gastos y más responsabilidades a los trabajadores, lo que se traduce en un ataque a los ingresos y jornadas aún más largas, que van a resultar en mayores muertes de compañeros», evaluó.

Por último, Sosa expresó: «Hacemos responsables a los gobiernos y a las empresas (de aplicaciones) por las vidas de todos los trabajadores de reparto y, principalmente, por los siete compañeros fallecidos».