El conductor Marcelo “Teto” Medina fue procesado por abuso sexual con acceso carnal y amenazas coactivas con la utilización de armas, al tiempo que fue embargado por más de 20 millones de pesos y recibió una restricción de acercamiento a la víctima, Mónica Fernández, su expareja.

Todo comenzó en junio de 2019, cuando Fernández, con quien tuvo una relación durante cinco años, lo acusó de amenazas, violencia de género, abuso sexual y posesión de armas de fuego. En ese contexto, la Justicia ordenó que el conductor televisivo fuera sometido a una evaluación psicológica.

Según informó en ese entonces el abogado de la víctima, Alejandro Cipolla, los resultados fueron “concluyentes” y confirmaron que “los episodios de abuso sexual que ella describió son reales”, por lo que “el daño existe y es veraz”.

Ahora, un fallo judicial resolvió procesar a Medina por “considerarlo ‘en principio’ autor penalmente de los delitos de abuso sexual con acceso carnal reiterado en tres oportunidades y amenazas coactivas con la utilización de armas, todos en concurso real entre sí”.

Embargar los bienes y/o dinero hasta cubrir la suma de 20.258.430 pesos e intimarlo para que en el plazo y con apercibimiento de ley integre la suma”, agrega el documento.

Por último, se le impone “la prohibición de acercamiento a un radio menor de los 500 metros, así como también mantener cualquier tipo de contacto con la víctima, ya sea teléfonos fijos, celulares, mensaje de texto, WhatsApp, correo electrónico, Facebook TikTok y otras redes sociales, o por medio de terceras personas”.