Luego del acuerdo con Argentina para la aplicación de un programa que incluye el desembolso de 50.000 millones de dólares, el Fondo Monetario Internacional (FMI), destacó la “actitud oportuna del gobierno” argentino de “moverse rápido y tener una línea de defensa financiera en un entorno más complejo y potencialmente más volátil”.

En una conferencia de prensa en Washington, el director para la región, Alejandro Werner, sostuvo que ven “una economía en Argentina que está en el camino correcto”.

“Por lo general en esta institución no vemos gobiernos que a las pocas semanas de enfrentar un cambio en las condiciones actuaron de manera tan oportuna, y eso nosotros creemos que también va a ayudar a que el rebote económico se de más rápido que en otras situaciones”, explicó el funcionario del FMI.

El FMI enviaría en agosto un equipo
de seguimiento para observar 
la
marcha de la economía y el cumplimiento
de los acuerdos del salvataje.

Por su parte, el jefe de la misión para Argentina, Ricardo Cardarelli, sostuvo que el programa presentado por el gobierno es un plan “factible, realista”, que “requiere de un fuerte compromiso político, y de toda la sociedad argentina”.

“No es posible concebir un programa macro económico de estabilización que no tenga en consideración el impacto de estas medidas” sobre las poblaciones más vulnerables, indicó el encargado de la misión para Argentina.

Y concluyó: «Ningún programa, o plan de estabilización económica, se puede concebir sin tener en cuenta la situación social”.

En tanto, se especula con que el Fondo organice para agosto el envío de la primera misión a Argentina para revisar el cumplimento del plan que se oficializaría cerca de fin de mes.