Una comitiva de 29 obispos de la región Buenos Aires se reunió con el papa Francisco en el Vaticano, donde le expresaron al Sumo Pontífice su preocupación por la situación social en Argentina y la instalación del debate en torno al aborto.

“Aquellos hermanos que tienen trabajo se levantan diariamente para ganar el pan con el sudor de sus frentes y también con el sudor del corazón, porque el salario no alcanza. Existe mucho temor de perder el trabajo; son muchos también los desempleados”, planteó al Papa el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) a través de una carta, monseñor Oscar Ojea, según informó Télam.

En cuanto al debate por la interrupción voluntaria del embarazo, el conjunto de obispos nucleados en la CEA manifestaron que “la instalación del debate del aborto nos hizo a los argentinos mucho mal”.

El texto agrega: “Si bien intentamos llevar adelante el debate con claridad, pero sin agresiones, nos hemos visto sorprendidos porque un gran número de jóvenes, incluso de nuestros colegios, están militando por el aborto, manifestando en algunos casos un gran enojo con la Iglesia”.

 

El papa Francisco durante una reunión con los obispos argentinos en el Vaticano.

 

Según trascendió, el Papa hizo hincapié sobre construir un país “verdaderamente federal”,  e insistió en “consolidar la economía social de mercado”, con el ejemplo del empresario argentino Enrique Shaw, actualmente en proceso de beatificación.

En tanto, sobre la posibilidad de un posible viaje de Francisco a la Argentina, el sumo pontífice aclaró que “ya tiene la agenda completa” para el 2019 y descartó una visita al país. Está previsto que este domingo llegue la tercera tanda de obispos argentinos. Esta vez son 44 episcopales, que el jueves 16 serán recibidos por el Papa.

Ojea, el cardenal Mario Poli y Gabriel Barba (Obispo de Laferrere) forman parte del segundo de los tres grupos en los más de 100 pastores de todo el país realiza la visita «ad limina» a la Santa Sede, una institución del derecho canónico en la que recorren durante una semana los distintos Dicasterios de la curia romana y le entregan un informe pastoral al pontífice.

«Francisco nos dijo también que tenemos que dar la cara en el tema de los abusos y reconoció que se ha madurado en el crecimiento. Que por supuesto falta mucho», planteó Barba, que agregó que el pontífice los convocó a «estar cerca de los pobres».