El techo del 15% que el Gobierno aceptó como obsoleto aceitó los engranajes de algunos sindicatos que pidieron una actualización salarial y, en este caso, la Corte Suprema no fue la excepción.

Ricardo Luis Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti le remitieron una carta, con sus firmas, al «Sr. Jefe de Gabinete de Ministros en relación a su nota del 18 de junio de 2018», para iniciar lo que son las negociaciones salariales del sector.

«En virtud de la respuesta dada en la misma a nuestro pedido de modificación en las partidas presupuestarias y teniendo en cuenta que la dilación en su otorgamiento provoca un riesgo de inmediata paralización de las actividades del Alto Tribunal, se requiere de manera urgente las ampliaciones solicitadas en el presupuesto de la Corte Suprema de Justicia de la Nación», destaca el escrito.

Asimismo, recuerda que «en lo atinente a la política salarial se le hace saber que en el presente año 2018 solo se ha autorizado un 10% de aumento. El 5% autorizado en el mes de febrero corresponde al año 2017» y destaca que «se le autorizó a todos los sectores estatales cuyos salarios quedaron por debajo de la inflación del año 2017».

Sin embargo, el ministro de Justicia respondió que el presupuesto se ejecutó en forma habitual, por lo que “sorprendió” esa exigencia.

“De los registros de ejecución del presupuesto devengado de la Corte Suprema de Justicia de la Nación no surgen situaciones como la planteada en la nota recepcionada en el día de la fecha por parte de la Jefatura de Gabinete de Ministros”, aseguraron desde el ministerio de Germán Garavano en un comunicado, tres horas después del reclamo público del Máximo Tribunal.

Garavano indicó que tanto él como el jefe de Gabinete Marcos Peña se reúnen mensualmente con el presidente de la Corte Suprema, e indicó que quizás en la próxima reunión que realicen “se pueda aclarar este tema sin inconvenientes“.