En medio de la polémica por River, Gallardo, Angelici y los días y horarios de los partidos finales de la Copa Libertadores, se metió un actor inesperado: el Presidente Mauricio Macri, quien este viernes pidió por twitter que haya hinchas visitantes, y luego confirmó por radio que así será.

«Esta mañana hubo una reunión de trabajo y están arreglando con qué pautas… pero el partido va a ser con público visitante», explicó en declaraciones a Radio La Red.

Y agregó: «Hablé con el Jefe de Gobierno [Horacio Rodríguez Larreta], que me llamó, y le dije que es algo excepcional y que lo íbamos a intentar».

Más temprano, a través de su cuenta en la red social Twitter, Macri había revelado: «Lo que vamos a vivir los argentinos en unas semanas es una final histórica. También una oportunidad de demostrar madurez y que estamos cambiando, que se puede jugar en paz. Le pedí a la Ministra de Seguridad que trabaje con la Ciudad para que el público visitante pueda ir».

 

 

Lo curioso es que minutos antes, el director de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Guillermo Madero, había descartado la posibilidad en una entrevista que también concedió a radio La Red. En los mismos términos se expresaron el ministro porteño Ocampo y otras autoridades vinculadas a la organización de los partidos.

Sin duda esta iniciativa traerá más incertidumbre sobre lo que se empezó a denominar como la «superfinal de América», ya que no solo los organismos de seguridad no están de acuerdo, sino que significa un serio dolor de cabeza para los presidentes de los clubes.

En principio, el primer encuentro decisivo para definir el campeón del torneo continental se jugará el sábado 10 de noviembre, a las 16, en La Bombonera. La revancha fue pautada para el 24 de noviembre.