Por segunda vez en lo que va del año, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, irá hoy al Senado  a informar sobre la marcha del Gobierno, y podría cruzarse con la ex presidenta Cristina Kirchner. La presencia de Peña en el recinto de la Cámara alta está prevista para las 17, y tendrá lugar luego del paro general de la Confederación General del Trabajo (CGT) que tensó la relación del Gobierno con el sindicalismo.

Si bien el Senado se caracteriza por un nivel de confrontación menor al de Diputados, se espera que la oposición más dura intente acorralar a Peña a partir de la crítica al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Algunos sectores como el Frente para la Victoria-PJ plantean que un acuerdo de endeudamiento de esa naturaleza requiere del aval institucional del Congreso.

Se espera que la oposición intente acorralar
a Peña a partir de la crítica 
al acuerdo con el
Fondo Monetario Internacional.

Peña, quien había estado en el Senado el 25 de abril pasado para informar sobre la gestión, le tocará en esta ocasión defender el rumbo del Gobierno en un contexto de mayor conflictividad por la devaluación reciente del peso y la presión que la corrida imprimió sobre los precios. El oficialismo encara esta parte del año parlamentario con la necesidad de volver a tender puentes con la oposición para negociar el proyecto de Presupuesto 2019.

En ese sentido, el presupuesto contempla las estimaciones de ingresos y partidas para cubrir los gastos en las diferentes áreas de la administración pública, así como también las transferencias de recursos a las provincias. Asimismo, será determinante la postura que asuma el interbloque Argentina Federal que comanda el rionegrino Miguel Pichetto (Justicialista), ya que se trata de la bancada que responde a los gobernadores peronistas.

Peña intentará comenzar a instalar en la Cámara
la necesidad de acordar, 
aunque no a cualquier
precio, para la aprobación 
del presupuesto del
año que viene. 

Si bien falta para que venza el plazo para la presentación del proyecto de Presupuesto 2019 (de acuerdo a la ley de Administración Financiera del Estado el límite es el 15 de septiembre), la idea del oficialismo es llegar a ese momento con los acuerdos lo más avanzados posibles para minimizar la posibilidad de contratiempos.

En su última exposición en Diputados el 23 de mayo pasado, Peña había afirmado que la discusión de la llamada «ley de leyes» iba a ser «el marco para un gran acuerdo nacional» entre el oficialismo y la oposición para determinar el nivel de ajuste fiscal. Si la ex mandataria asistiera este miércoles al recinto (no había ocupado su banca en la sesión especial del 25 de abril pasado), sería la primera vez que se cruzaría con el jefe de Gabinete.

Será el cuarto informe ante el Congreso y el segundo en el Senado, cumpliendo lo que establece la Constitución Nacional. Además de responder las preguntas que le plantee la oposición sobre los alcances del acuerdo rubricado con el FMI y sus condicionalidades, el funcionario macrista también hará referencia a la política tarifaria y posiblemente sea interrogado sobre el futuro del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS.