El presidente Mauricio Macri manifestó este viernes su objetivo de «seguir hasta el final con ustedes» para poder «poner a la Argentina en marcha», y volvió a vincular a la pobreza con la corrupción.

“Es importante terminar con la corrupción en el país porque cuando se roba tanto, después se necesita mucho para que los argentinos salgan de la pobreza, tengan cloacas, agua potable y rutas”, sostuvo en declaraciones a radio FM Huna de Los Juríes, una localidad de 3 mil habitantes de la provincia de Santiago del Estero.

El jefe del Estado aceptó que en la Argentina de los últimos meses «el viento se nos ha puesto muy en contra» y atribuyó esa situación a «lo que heredamos como punto de partida y a la cantidad de cosas que fueron pasando en el mundo».

Sin embargo, aseguró que «somos más fuertes que hace dos años» porque se fue «aceptando la verdad» y se dejaron de escuchar «los cantitos de sirena que dicen que todo es fácil».

Macri afirmó la sanción de la ley de Presupuesto enviada al Congreso contribuirá a consolidar una economía «con reglas de juego claras» y sostuvo que se hizo un llamado a los gobernadores para que contribuyan a tener «un presupuesto sano».

“Pedimos a los gobernadores que nos ayuden a que tengamos un presupuesto sano porque sin rutas, autopistas y aeropuertos no vamos a lograr que haya más trabajo y tenemos que estar conectados”, afirmó.

Aseguró que el apoyo que el Fondo Monetario Internacional le está brindando a la Argentina es “inédito en tiempo, en condiciones y en cantidad de dinero” y advirtió que decir que el FMI «es malo, es una simplificación que sólo resulta en querer engañarnos entre nosotros».

Según el presidente, este acuerdo con el organismo multilateral implica que Argentina no va a «depender más de otros, sino de nosotros mismos, porque hacemos las cosas como corresponde”.

Señaló que fue la Argentina la que propuso “llegar al déficit cero para el año que viene, ellos aceptaron y nos dieron un montón de dinero para poder cruzar esta transición”.