«No podemos evitar que el Presidente vete la ley, es una facultad institucional. Pero va a pagar un enorme costo político por eso», advirtió el diputado massista Felipe Solá, al explicar el proyecto para retrotraer tarifas que obtuvo dictamen respaldado por distintos bloques de la oposición, y que sería tratado la semana próxima.

En declaraciones a FM La Patriada, Solá habló sobre los alcances de la iniciativa que retrotrae las tarifas a noviembre del año pasado, y explicó que «a partir de ese momento, todo lo que exceda el aumento de salarios desde ese día en adelante pasaría a ser un crédito para el usuario» por lo que «cuando sea ley, no se podrían aumentar las tarifas por encima de los salarios».

«Hace dos años Macri vetó la ley de la doble indemnización, que prevenía una ola de despidos que había comenzado en el sector privado. Creo que ese veto inmediato está relacionado con lo que pasó a fines de 2016, cuando tuvo la necesidad de hacer la Ley de Emergencia Social, que le costó 40 mil millones de pesos en tres años», evaluó Solá en declaraciones a FM La Patriada.

«El Gobierno debe darse cuenta, al igual que nosotros,
de que la gente y las Pymes no pueden hacer frente
a los aumentos», dijo Solá

Consideró que «la cerrazón que generó ese veto, es la misma cerrazón que lo llevó a no poder decir que no a las presiones de todas las organizaciones sociales y de toda la CGT, que hizo un inmenso acto en el Congreso».

«Hay un hecho concreto: algunos comercios y Pymes cierran porque no pueden con los costos fijos. Mucha gente no puede pagar y se van a hacer ver de alguna manera. Nosotros no somos, a lo mejor, los mejores representantes de esa gente. Pero sí somos testigos de esa situación y nos tenemos que dar cuenta«, enfatizó.

Y aclaró: «más que opositores a un gobierno, somos opositores a una política global». «Se está haciendo agua por varios lados, sobre todo con el circuito nefasto de los dólares y las Lebacs», consideró el ex gobernador bonaerense.