Después de varias reuniones que terminaron anoche, el presidente Mauricio Macri resolvió ayer avanzar con la eliminación de 13 ministerios y la probable salida de los dos vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, en la mayor restructuración desde que inició su gestión y en medio de una fuerte crisis económica que se traslada a lo político.

Macri se recluyó ayer en Olivos con sus equipos económico y político y avanzó en medidas para aumentar ingresos con reformas en el régimen de retenciones a los sectores exportadores, la suspensión de rebajas impositivas previstas en la última reforma tributaria y un plan de recorte de ministerios y otros gastos operativos del Estado, que serán anunciadas oficialmente en las próximas horas.

Se evalúa entonces reducir unas 13 carteras. La idea es fusionar algunas y eliminar otras. Ciencia y Tecnología pasará a Educación. Lo mismo podría ocurrir con Cultura. Salud será absorbido por Desarrollo Social; Energía, por Transporte; Ambiente, al igual que Modernización, por Jefatura de Gabinete; Trabajo, por Producción. Agroindustria pasaría a Hacienda. Turismo podría quedar bajo el mando de Producción.

El objetivo es pulir el anuncio de medidas fiscales que formulará mañana el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para recuperar la confianza de los mercados.

Asimismo, desde diciembre de 2015, el Gobierno aplica una rebaja gradual sobre las retenciones a la soja. Ahora con el cambio previsto quedarían congeladas en 26%. Por otra parte, había eliminado los derechos de exportación sobre el trigo y el maíz, los cuales volverían a aplicarse.

Por otra parte, se analiza suspender algunos aspectos de la reforma tributaria de diciembre último. Esa reforma preveía rebajas en los impuestos a los Ingresos Brutos, el cheque, el IVA y Ganancias. Se postergarían así algunos de esos beneficios.

También Dujovne anunciará medidas de reducción del gasto público: compras del Estado, freno a obras públicas y contrataciones de personal con regímenes temporarios.