Moreno sigue de luto tras la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en la escuela N°49 de Moreno. Ante esto, directivos de diferentes escuelas del distrito del oeste del Conurbano anunciaron un acuerdo alcanzado para no abrir los establecimientos hasta que no haya garantías de seguridad.

En tanto, cerca de 40 gasistas matriculados contratados por el Gobierno provincial recorrerán las distintas aulas para hacer una inspección de todos los sistemas de gas. Según detallaron las autoridades, los establecimientos afectados a la medida y que serán inspeccionados son alrededor de 230.

40 gasistas inspeccionarán más de 230 esceulas

«Llevará a lo sumo cinco días terminar con todos los colegios, pero en la medida en que se vayan despejando las distintas escuelas, se van a ir habilitando y van a ir volviendo las clases», sostuvo el abogado del Consejo Escolar de Moreno, Walter Bonavera, tras dar a conocer la medida.

«Moreno es un distrito muy castigado y en los colegios se dan clases y en algunos también se almuerza», remarcó el letrado, que destacó que para evitar no proporcionar los alimentos a los chicos que habitualmente lo hacen en las instituciones, aseguró que «en un templo evangelista frente a la escuela 49, el Servicio Alimentario Escolar (SAE) va a proporcionar las tres alternativas.