El Gobierno anunció que pagará en enero un bono de $55.000 para los jubilados que cobran el haber mínimo, por lo que el piso de remuneración se ubicará en torno de los $160.000, informaron fuentes oficiales.

Esta suma es similar a la que la ANSES pagó en diciembre tras aplicar el último aumento trimestral del año, de 20,9% que llevó a la mínima a poco más de $ 105.000.

Fuentes oficiales destacaron a la prensa que la iniciativa se toma en función de «la grave situación socioeconómica que atraviesa nuestro país, que ha ocasionado, entre otras cuestiones, un alza acelerada del índice de precios, con especial incidencia en los adultos mayores de menores ingresos, para quienes es necesario acudir a su sostenimiento».

El pago de este bono también se extendería durante febrero, siempre y cuando el Congreso apruebe el capítulo de la “ley ómnibus” que suspende la movilidad que rige en la actualidad. Tanto en el Ministerio de Economía, como en el de Capital Humano consideran que esa fórmula pierde de manera sistemática contra la inflación y que por eso buscarán cambiarla.

El primer paso será a través de su derogación y que forma parte de la “ley ómnibus” presentada el miércoles ante el Congreso.

Si eso prosperara, hasta que se elabore una nueva fórmula automática, que también requerirá aval del Parlamento, el Poder Ejecutivo establecerá, como puente, un esquema de aumentos mensuales discrecionales de acuerdo a la inflación del mes anterior para que no pierdan poder adquisitivo.