La espiral de tensión entre China y EEUU continúa imparable en las últimas jornadas con intercambios casi diarios de puyas dialécticas, acusaciones o gestos tan significativos como la convocatoria del embajador de Washington, al que Pekín presentó este sábado una «protesta solemne» por las últimas sanciones contra el país asiático adoptadas por la nación americana.

El ejército chino también expresó su «fuerte indignación y oposición decidida» al castigo impuesto por Washington tras la compra de un sofisticado paquete de armamento ruso, según informaron los medios locales.

Resultado de imagen para armamento ruso en china

Las sanciones afectaron al denominado Departamento de Desarrollo y Equipamiento del Ministerio de Defensa chino, un organismo básico en el abastecimiento logístico del ejército local, y a su director, Li Shangfu.

Según informó la agencia Xinhua, el viceministro de Asuntos Exteriores chino, Zheng Zeguang, advirtió al representante diplomático de EEU que su país «tomará todas las medidas necesarias para salvaguardar firmemente sus intereses nacionales. El lado estadounidense tendrá que soportar todas las consecuencias».

El tono de las declaraciones de Pekín son un reflejo del deterioro acelerado que están sufriendo las relaciones bilaterales desde que se agudizó la guerra comercial con Washington y al tiempo que parece que el presidente Donald Trump intenta recurrir a la carta china como elemento clave de sus alegatos electorales de cara a las cruciales votaciones legislativas que se registrarán en su país en noviembre.

Pekín ha cancelado ya una cita prevista entre los estados mayores de ambos ejércitos que formaba parte del significativo acuerdo que establecieron los dos estamentos militares en 2017 para reducir la fricción entre las dos fuerzas armadas. También ha ordenado el regreso inmediato del representante naval chino en la conferencia marítima internacional que organiza la marina norteamericana en estos días.

«China se reserva el derecho de adoptar más contramedidas», proclamó Huang Xueping, un algo cargo de la Comisión Militar Central de China, el organismo que controla a los uniformados locales.

Numerosos medios norteamericanos y el diario de Hong Kong, South China Morning Post, han informado que Pekín ha suspendido asimismo el viaje a Nueva York de la delegación de alto nivel que debía retomar las negociaciones para frenar la pugna comercial que libran ambos países y que amenaza con dañar de forma notable a las dos economías.

«No importa de qué manera termine la guerra comercial. La relación entre EEUU y China no podrá volver al nivel de cooperación (que tenían) antes» del inicio de esta disputa, señaló Li Xianyang, investigador y director del Instituto Nacional de estrategia internacional de la Academia China de ciencias sociales, un influyente think tank del gobierno, en una conferencia celebrada en Pekín.