El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció este miércoles un subsidio de 500 pesos por día para aquellos pacientes leves con coronavirus ​que se internen en algunos de los parques sanitarios y módulos extrahospitalarios del Estado, con el objetivo de reducir las posibilidades de contagio.

“La gente muchas veces necesitaría irse de su casa, sanitariamente es aconsejable, pero por un motivo u otro no lo hace. Entonces he firmado el programa Acompañar, que es de albergue para la atención y recuperación de pacientes COVID leves”, precisó desde el Centro de Aislamiento en el Parque Tecnópolis, donde se instalaron 2.000 camas.

Según confirmó el mandatario provincial, este programa “contempla un fondo especial a través del cual le vamos a dar un subsidio por desarraigo y solidaridad a los pacientes”.

“Sabemos que el que se queda en su casa, cuando decide hacerlo y no irse, es porque siente una pérdida, siente va a resignar algo, como el desarraigo que significaría irse. Entonces la Provincia le va a dar 500 pesos por día para compensar, incentivar y fomentar”, añadió.

Kicillof remarcó que esto “no es asilar, no es extraer, no es confinar; es acompañar con condiciones excelentes a aquellos que no pueden estar en sus casas”.

“Es fundamental en esta etapa que quien es positivo consiga una situación de aislamiento para no estar en contacto con aquellos que no tienen y los contagie. Hay quienes pueden cursar ese aislamiento en sus hogares, pero para otros es imposible. Es ahí cuando aparece el Estado, que ha fabricado espacios, albergues para quienes no puedan estar en sus casas y no necesiten ir a un hospital”, dijo.

El gobernador reveló que esta medida fue consensuada con el diputado nacional por la Provincia Máximo Kirchner y señaló que contempla internaciones por un plazo no mayor a los diez días. “El gobierno no va a escatimar recursos para que se contagie la menor cantidad de gente posible”, cerró.

El anuncio del nuevo programa se hizo desde Tecnópolis, que fue montado para albergar pacientes en el inicio de la pandemia pero recién recibió al primer infectado a principios de este mes.

En mayo se había hablado de trasladar a vecinos de Villa Azul, pero la mayoría se resistió a dejar su hogar y el centro sanitario de Villa Martelli siguió vacío.

Hasta el inicio de julio, la Provincia tenía 1.500 pacientes leves internados en hospitales, lo que el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, calificó como “un uso inadecuado de un recurso hospitalario, cuando la persona puede estar en Tecnópolis, donde además va a tener actividades de recreación, comedores afuera, cine”.