La justicia ordenó distintos procedimientos en domicilios vinculados al exministro de Planificación, Julio De Vido. Los mismos estuvieron a a cargo de Gendarmería y secuestró dinero y documentos de las propiedades de De Vido y sus tres hijos, Santiago, Valeria y Facundo. El juez Luis Rodríguez autorizó los allanamientos.

La orden surgió tras la declaración del portero de la vivienda en donde vivía el exministro de Planificación, y en donde ahora sólo vive su mujer, Alejandra Minnicelli. En total, se allanaron siete propiedades y 16 lotes vinculados a los sospechosos.

Para la defensa, los allanamientos se hicieron
«con el claro objetivo de amedrentar 
a la familia
del diputado, para forzarlo a un hipotético 
quiebre
y supuesto arrepentimiento».

El encargado del inmueble aseguró que, antes de que se lo sometiera a juicio, De Vido sacó de su casa “tres enormes cajas fuertes”, que habían estado ocultas desde hacía casi 10 años.

«La caja fuerte grande era como de 2,5 metros de altura y 1,5 metros de ancho, como la que tienen los bancos. Y las otras dos cajas eran más chicas. Tendrían un alto de un metro. Los que se encargaban de subir las cajas no eran de la custodia, era personal especializado en este tema porque tenían unos cinturones de seguridad enormes para transportar cajas», declaró.

Esa afirmación fue incluida en la causa por enriquecimiento ilícito que maneja la fiscal Alejandra Mangano, e investiga la situación patrimonial de la familia entre 2003 y 2015. En esta causa, los investigados también son la esposa del exministro y sus hijos.

Los procedimientos se llevaron a cabo con el objetivo de buscar objetos, bienes, dinero y documentación, como información relacionada a cuentas bancarias, escrituras, actas de constitución de sociedades, declaraciones juradas, extractos bancarios y recibos.

La defensa de De Vido condenó los allanamientos y aseguró que se realizaron «con el claro objetivo de amedrentar a la familia del diputado, para forzarlo a un hipotético quiebre y supuesto arrepentimiento». Desde el estudio de Maximiliano Rusconi, confirmaron que pedirán la anulación de los procedimientos y señalaron que algunos de esos inmuebles ya habían sido allanados.