La inflación durante la tercera semana de octubre, en la que se desarrollaron las elecciones presidenciales, fue del 2,2%, mismo número que en su antecesora. Así lo aseguró la Secretaría de Política Económica, días después de los comicios y en la antesala del balotaje entre Sergio Massa y Javier Milei.

De acuerdo al relevamiento semanal que realiza el organismo, «en la semana que va del 16/10 al 22/10, los precios minoristas habrían aumentado un 2,2%».

Al igual que en la semana pasada, Verduras, con un 6,0%, fue uno de los rubros que más sufrieron el impacto de las alzas. Se le sumaron, en esta oportunidad, Carnes (3,3%) e Indumentaria (2,4%). Mientras que aquellos que subieron por debajo del promedio fueron Alimentos y Bebidas (1,9%) y Frutas (1,6%).

En el informe, la entidad reveló que «la suba semanal» se dio «en un contexto de importante incertidumbre preelectoral, caracterizada por subas en el valor de los dólares financieros e inquietud en muchos productores, comerciantes y consumidores».

El viernes 11 de agosto, previo a las PASO, el dólar Contado con Liquidación se ubicó en $598,00 mientras que, el lunes 23 de octubre, el día después de las generales, cerró a $945, con una suba de $347, el 58%, en poco más de dos meses, en un número final que simboliza una brecha con el oficial del 170,2%.

Además, desde la entidad aseguraron en el documento que se espera que «la próxima semana la variación pueda ser un poco más acotada».

La publicación de la Secretaría de Política Económica fue compartida por su titular, Gabriel Rubinstein, quién enfatizó en que «en el acumulado de cuatro semanas, la suba de precios sigue en la zona del 8%». En mediados de octubre, había insistido con que la inflación estaba bajando.

Un índice por debajo de las proyecciones privadas

Con la suma de los números finales divulgados sobre las primeras tres semanas de octubre, la suba en los precios estaría en torno al 6,8%, muy alejada de las estimaciones de las consultoras y los analistas, que ubican el alza en los valores cercanos a los dos dígitos.

Solo en la primera mitad de mes, la inflación habría sido del 9,6% según el Índice de Precios al Consumidor de Libertad y Progreso. De esta manera, octubre podría cerrar con un alza de precios estimado de entre 12,1% y 13,2%, lejos del 8% estimado por el organismo, que trabaja bajo la órbita del Ministerio de Economía.

► Verduras, Carnes e Indumentaria fueron los rubros que más sufrieron el impacto de las alzas.

De ser así, sería el tercer mes consecutivo con subas de dos dígitos, una racha que no se observa desde el trimestre enero-marzo de 1991, previo a la implementación del programa de Convertibilidad por parte del gobierno de Carlos Menem. 

Por su parte, el índice oficial se encuentra por debajo de las estimaciones de Facimex Valores, consultora del economista y ex integrante del Ministerio de Economía Orlando Ferreres, que ubicó el IPC, entre el 13 y el 20 de octubre, en un 2,9%, 0,7 por arriba de lo informado por la Secretaría.

El Gobierno busca controlar la inflación antes de la definición electoral

Todo esto se dio a conocer mientras el Gobierno Nacional trata de contener el alza de cara al balotaje con la renovación del programa Precios Justos, que contempla 52.300 productos de consumo masivo, con un tope de subas del 5% y que vence el próximo 31 de octubre.

En este sentido, en los días que vienen comenzarán una ronda de negociaciones con las principales compañías que adhirieron a la edición vigente. La idea es que se comprometan a seguir un sendero de aumentos de hasta 5% por 60 días.

Este interés toma lugar, a su vez, tras conocerse que los salarios de los trabajadores privados formales crecieron, según divulgó el INDEC, a un ritmo de 7,6% en agosto y quedaron por debajo del 12,4% de inflación tras la devaluación poselectoral de 22% y la suba del dólar.