Según el relevamiento semanal efectuado por la Secretaría de Política Económica acerca de la inflación, durante el período comprendido entre el 20 de octubre y el 5 de noviembre, se observó un incremento del 2,3 % en los precios minoristas.

Dentro de dicho índice, destacan por encima del promedio (2,3 %) las categorías de Alimentos y Bebidas de almacén (2,4 %), Frutas (2,4 %), Carnes (3,8 %) y los Regulados, que experimentaron el mayor aumento con un 4,1 %. En contraste, se registraron incrementos inferiores en Indumentaria (1,7 %) y Verduras (0,6 %).

Gabriel Rubinstein señaló que, durante la semana analizada, influyeron los aumentos acordados en diversos rubros del programa «Precios Justos», que, en lugar de aplicarse el día 15 del mes, tuvieron lugar el día 1.

Además, se vieron afectadas las cifras por las actualizaciones en los precios de rubros regulados que suelen llevarse a cabo durante la primera semana del mes, como los combustibles, prepagas, telecomunicaciones y servicios públicos regulados en algunas ciudades del interior del país.

«En forma más general, hay que considerar los efectos que se han venido experimentando por suba de insumos y bienes exportables, a partir de la posibilidad de liquidar una parte de las ventas externas (30 %) en el marcado del dólar que utilizan las empresas (CCL)», advierte el texto oficial.

Es importante destacar que, la inflación semanal del Gobierno que se publicó el pasado viernes arrojó un 2,2 %. «La inflación sigue muy alta, pero claramente más baja que durante las peores semanas de agosto», mencionó en ese entonces Rubinstein.

«Luego de los picos de agosto del orden del 15 % en el acumulado de 4 semanas, los registros han bajado, registrándose un mínimo de un 7,8 % el 8/10/2023. A partir de entonces, los registros de 4 semanas acumuladas han aumentado, situándose el dato al 5/11/2023, en un valor de 9,2 %», destaca el informe de este viernes 10 de noviembre.

El próximo lunes el INDEC dará a conocer la variación oficial del Indice de Precios al Consumidor (IPC). La mayoría de las consultoras privadas la ubican en torno a los dos dígitos.