En medio del aumento de contagios de coronavirus, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, consideró este viernes que «estamos en lo peor de la pandemia en el mundo» y pidió extremar los cuidados para evitar la propagación del Covid-19.

«El que venda que pasó el coronavirus, miente. Para cuidarse, hay que guardarse y el Estado acompaña ese proceso con muchísimas medidas. En lo peor de la pandemia seguimos trabajando, inaugurando centros de salud, incorporando insumos de protección, camas y respiradores, porque siempre estamos del lado de los trabajadores y del pueblo», sostuvo el ex ministro de Economía al inaugurar un centro de salud en Moreno.

Y agregó: «Estamos en medio de una pandemia, y el otro día decía, es imposible agradecerle algo al coronavirus porque es la malaria, no hay nada para agradecer a algo que mata y todavía no aprendimos con la ciencia a matarlo, y estamos en desventaja».

Kicillof formuló esas declaraciones al participar de la inauguración del Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) «6 de enero» en Moreno, junto a la intendenta de ese distrito, Mariel Fernández; los ministros de Salud provincial, Daniel Gollan, y de Desarrollo para la Comunidad, Andrés Larroque; y el ministro de Obras Públicas nacional, Gabriel Katopodis.

Insistió en la necesidad de que las personas que cursaron el virus y se recuperaron, donen plasma: «Todos los recuperados produjeron anticuerpos que pueden servirle a quienes todavía no pudieron o nunca puedan, por otro motivo u otra enfermedad».

El gobernador también se refirió a la negociación de la deuda que lleva adelante el equipo económico que encabeza Martín Guzmán: «La oferta que se hizo representa lo máximo que se puede pagar sin poner en riesgo la vida, el trabajo y el bienestar de millones de argentinos».

«Se está negociando una deuda externa, pero está también esta deuda, la del acceso a la salud para miles de bonaerenses» y evaluó que si bien «no se discute en la prensa internacional, es una deuda tangible y mucho más importante».

Y sumó: «Decidimos, en vez de congraciarnos y hacer buena letra, ponernos a resolver esta deuda, la más urgente. A nosotros no nos votan en Wall Street, sino acá en el barrio».

Le apuntó el mandatario a Juntos por el Cambio, al sostener que dejó «no sólo una deuda multimillonaria en dólares que es impagable» sino ese centro de salud «sin terminar y con deudas con los proveedores».

El centro sanitario cuenta con consultorios, una enfermería, un salón de usos múltiples (SUM), un hall de entrada con recepción, un office, sala de administración, vestuarios para médicos, una entrada para ambulancia y los baños.