La Cámara baja realizó esta mañana su sesión preparatoria en la que se le tomó juramento a 126 diputados que resultaron electos el 22 de octubre pasado, aunque asumirán formalmente sus bancas el próximo 10 de diciembre.

Con la nueva configuración post elecciones, Cambiemos quedará con 106 bancas, Unidad Ciudadana 70, Argentina Federal 31, Frente Renovador 17, Frente Cívico por Santiago 6, Peronismo para la Victoria 4, Socialdemócrata 2, Evolución 2, Frente de Izquierda 3, Chubut Somos Todos 2 y 9 monobloques.

La sesión se inició con la presencia de 228 diputados y la convocatoria a la santiagueña Mirta Pastoriza para presidir, en su condición de legisladora de más edad.

Los primeros en jurar fueron, por la provincia de Buenos Aires, Nicolás del Caño, Romina del Pla y Hernán Berisso, este último del Pro. Los primeros, de la izquierda, no se limitaron al simple “sí juro”, sino que realizaron extensos juramentos en los que recordaron a los trabajadores, jubilados, a Santiago Maldonado y a Rafael Nahuel, entre otras cosas.

Más adelante, el diputado de Unidad Ciudadana Jorge Correa juró por “Juan Perón, Eva Perón, Néstor Kirchner y los 30 mil desaparecidos”, en tanto que Fernando Espinoza lo hizo “por Perón, por Evita y mi pueblo de La Matanza”, mientras que Magdalena Sierra también realizó un extenso discurso que concluyó invocando a “mi querido pueblo de Avellaneda”.

En otro pasaje, el diputado electo Horacio Pietragalla dio también la nota al jurar “por Liliana, Chacho, los 30 mil desaparecidos y los organismos de derechos humanos que no son ningún curro”, en tanto que Hugo Yasky sumó a su juramento a «la libertad de Milagro Sala».

Más adelante, el kirchnerista cordobés Pablo Carro juró “por la memoria de Agustín Tosco y Atilio López y todos los trabajadores que dieron su vida por una patria justa, libre y soberana”. Luego, el diputado Jorge Antonio Romero, también del bloque FpV-PJ, lo hizo “por los 44 tripulantes del ARA San Juan, para que vuelvan con vida”.

“Por el pueblo de Río Negro y la memoria de mi padre, Carlos Soria, sí, juro”, fue la invocación de María Emilia Soria al jurar para un nuevo mandato.

También hubo juramentos especiales desde el Pro, como el del salteño Martín Grande, que juró “porque los delincuentes nunca más gobiernen nuestro país”. La exjueza santafesina Alejandra Rodenas, juró “por la plena vigencia del estado de derecho y una patria justa libre y soberana”, y tras ella, a su lado, el radical Gonzalo del Cerro lo hizo “por la Constitución nacional en todos sus términos”.

La última en jurar fue Elisa Carrió, que lo hizo “con la ayuda de Dios”, y así a las 13.05 se dio por terminada la serie de juramentos.

A continuación, se procedió a la elección de autoridades de la Cámara. Como presidente, fue ratificado Emilio Monzó. Lo propuso el jefe del interbloque oficialista, Mario Negri, quien destacó “la maestría propia que requiere un cuerpo colegiado, amplio y diverso” del legislador del Pro, quien “ha actuado con las condiciones básicas y necesarias para que el cuerpo funcione”, remarcando su pluralidad. Asimismo reconoció en Monzó su “buena fe y eficacia”. “Ha prestigiado al cuerpo”, remarcó.

En nombre del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi, anunció el acompañamiento de su bloque y expresó su deseo porque “este próximo período parlamentario siga teniendo todo lo bueno que tuvo el anterior período, con las cosas que los distintos bloques opositores vienen demandando en este Congreso, que no es otra cosa que el funcionamiento ordinario”, y reclamó entonces sesiones ordinarias donde no solo se puedan incluir cuestiones que requiera el Ejecutivo o el oficialismo, sino también las cuestiones que se debaten en las comisiones.

“Confiamos en que el equilibrio del señor presidente también se vea referenciado en acciones de este tipo”, agregó el flamante titular del bloque FpV-PJ.

Habló a continuación el flamante presidente del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner, que tras hacer una presentación oficial de las bancadas que lo integran y los objetivos del mismo, acompañó la moción del diputado Negri, y destacó, desde lo personal, que “estamos convencidos que estamos acompañando una moción sobre una muy buena persona” y destacó su “aporte”, por lo que consideró la necesidad de “seguir apostando al diálogo” con su presencia al frente del cuerpo. “Apostamos a que el diálogo se siga profundizando y que el Gobierno lo escuche un poco más”, reclamó.

Por el Frente Renovador, Graciela Camaño hizo votos por tener “un año fructífero y de aporte a un convivir mejor de los argentinos”. La presidenta del bloque Frente Federal UNA, destacó los valores de Monzó, de quien dijo que “ha logrado en este recinto un ambiente de trabajo que no teníamos y que extrañábamos”, pero advirtió como “único problema” que “nos juntamos poco en esta sala”, reclamando entonces sesiones durante todas las semanas. “Es absolutamente imprescindible que recuperemos las sesiones comunes en esta cámara todos los miércoles”, insistió Camaño.