El Senado italiano dio el visto bueno ayer para que el líder de la derechista Liga y exvicepremier, Matteo Salvini, sea enviado a juicio por supuesto «secuestro de personas» en 2019, cuando era ministro del Interior y demoró el desembarco de 150 inmigrantes de un barco de rescate, por lo que podría enfrentar una condena de hasta 15 años de prisión.

Con 149 votos a favor y 141 en contra, el Senado decidió quitar la inmunidad parlamentaria y avalar el proceso contra Salvini por el caso del barco de la ONG española Open Arms, con más de un centenar de personas que fueron retenidas a bordo por el entonces vicepremier y que finalmente desembarcaron en el puerto siciliano de Lampedusa.

«Haría lo mismo si vuelvo al Gobierno», se defendió el también senador durante el debate y justificó así la política de puertos cerrados que impulsó durante su gestión de vicepremier y ministro del Interior entre junio de 2018 y agosto de 2019.

En mayo, la comisión de inmunidad del Senado había desechado la posibilidad de enviar a juicio a Salvini, aunque el grupo Italia Viva, que hace dos meses defendió al exvicepremier, cambió ahora de posición y facilitó sus votos para el inicio del proceso.

Durante la investigación del Senado, Salvini basó su estrategia en que la decisión de frenar los desembarcos había sido tomada de forma coordinada con el entonces premier, Giuseppe Conte, que continúa en el cargo.

«Actué en defensa de mi país y lo que hice fue con Conte. Lo hecho estaba en el programa de Gobierno, no creo que sea un error o un delito», se defendió Salvini este jueves.

En el caso del Open Arms, el entonces Gobierno italiano tardó 19 días en responder el pedido del barco de la ONG española, que pedía desembarcar en un puerto italiano con las personas que había rescatado en el mar Mediterráneo.

Luego de varias negativas de Salvini, la fiscalía de la sureña ciudad de Agrigento, a cargo de Luigi Patronaggio, actuó con un operativo médico para constatar la mala situación de las personas a bordo y forzó el desembarco.

 

 

 

Patronaggio es quien impulsa ahora el proceso contra Salvini por considerar que hubo un «secuestro de personas» hacia los migrantes inmovilizados a bordo.

«Este año desembarcaron 13.094 personas, y en 2019 fueron 3.654: los datos hablan, hice mi deber», agregó hoy en su defensa el exvicepremier, antes de considerar «un barco pirata» al Open Arms.

En caso de ser encontrado culpable durante el juicio, Salvini se enfrenta a una posible condena de hasta 15 años de cárcel y la posibilidad, ya con una sentencia de primer grado, de quedar inhabilitado para ocupar cargos políticos.

Salvini ya enfrentó otros pedidos de envío a juicio por sus políticas migratorias, uno de los cuales fue rechazado y el otro iniciará el 3 de octubre, luego de que el propio líder derechista pidiera a sus senadores que avalaran la quita de su inmunidad para poder defenderse en juicio.

Al mismo tiempo, el Gobierno italiano advirtió hoy de un posible colapso de la isla sureña de Lampedusa ante la cantidad de inmigrantes llegados en las últimas horas.

«Para nosotros son inaceptables estas llegadas continuas, que están colapsando la isla de Lampedusa», planteó la ministra del Interior en declaraciones al diario La Stampa luego del desembarco de más de 330 personas en las últimas 24 horas.

Según la responsable de Interior, en ese marco, el Gobierno italiano decidió retomar las repatriaciones de los inmigrantes considerados irregulares, suspendidas entre marzo y julio por la pandemia de coronavirus.