Ezequiel “Pocho” Lavezzi, ex futbolista de la Selección argentina, se fracturó el omóplato tras una fiesta en Uruguay y las primeras versiones hablaban de una posible herida de arma blanca que no fue constatada por la policía uruguaya. 

Según detallaron medios uruguayos, llegó al Sanatorio Cantegril acompañado de su novia con una fractura de clavícula y una  herida en el abdomen, sin conocerse los motivos del ataque.

Pero finalmente, Paola Hernández, oficial de la Jefatura de la Policía de Maldonado, informó que el ex jugador fue asistido en José Ignacio a las 5 de la mañana de este miércoles luego de participar en una fiesta.

“Él mismo contó a la Policía que cuando se acostó sintió un dolor y se constató que tenía fractura de omóplato”, afirmó.

Cuando llegó el móvil de emergenciaal lugar, constató que Lavezzi estaba fracturado y se decidió trasladarlo al Sanatorio Cantegril, ubicado a unos 30 kilómetros.

La Policía, que le tomó declaraciones a los testigos del lugar, a caseros y empleados para esclarecer los motivos, aseguró que “al momento no se constata una herida de arma blanca”.

Se desconocen los hechos. Se están tomando declaraciones a los testigos del lugar, caseros y empleados. Se encontraba en una fiesta, cuando se fue a acostar dijo que sintió el dolor y ahí se llamó al móvil, que constató la fractura”, agregó la vocera de la institución policial.

Lavezzi permanecerá en observación en la sala de emergencias del sanatorio puntaesteño, donde está acompañado por dos mujeres. El jugador manifestó su intención de volver a Argentina y pidió un avión para concretar el traslado.

Al Sanatorio Cantegril, en el centro de Maldonado, se acercó la cónsul argentina Bárbara Vera Figueroa, quien ingresó a hablar con los médicos para tener más detalles del estado de salud del futbolista.

Por su parte, del hecho ocurrido en la madrugada hay dos versiones. Lavezzi indicó que se hizo el corte como consecuencia de una caída y no de una apuñalada, como señalaban las primeras versiones del incidentes.