La Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (APreViDe), que depende del ministerio de Seguridad bonaerense, volvió a estar en el centro de la escena por prohibir en una cancha de fútbol de Junín el uso de banderas con el rostro o frases de Eva Perón. 

El organismo provincial realizó un operativo en la previa del partido de fútbol que disputó de local Sarmiento de Junín en su estadio, que lleva el nombre de Eva Perón, donde mandó a sacar banderas colgadas en el alambrado que llevaban el rostro o frases de la dirigente, por «hacer alusión política en incitar a la violencia». Además hubo represión contra los hinchas, según publicaron medios periodísticos.

Desde el entorno del club juninense mostraron su sorpresa e indignación por la medida al explicar que «no sólo realiza una intrusión absolutamente indebida si no una demostración de ignorancia ya que el estadio se llama Eva Perón y fue afiliado a AFA por Juan Duarte, su hermano».

Por esto mismo es que cada encuentro que el Verde juega en su estadio, un sector de la gente que ingresa lleva banderas con la imagen de la abanderada de los humildes. No es nada nuevo.

No es la primera vez que el organismo que encabeza Juan Manuel Lugones toma una medida insólita. Al hecho ocurrido en la cancha de Sarmiento, hay que agregarle los incidentes con Pablo “Bebote” Alvarez, reconocido barra brava de Independiente a los pocos días de asumir y una denuncia de abuso de autoridad y apremio ilegal por la detención de un hincha de Gimnasia y Esgrima La Plata.

También, hace algunas semanas, se prohibió a Estudiantes de La Plata el ingreso con cualquier ropa o bandera que tenga el número 7. Hasta llegaron a secuestrar remeras de jugadores con las que ingresaban los hinchas por considerar un mensaje de violencia por parte de los simpatizantes Pinchas contra su clásico rival, Gimnasia.