Los taxistas de aeropuertos, puertos y Retiro realizan una protesta este jueves en contra del funcionamiento de las tarifas por «congestión» que dispuso el Ministerio de Transporte hace algunos días.

El reclamo arrancó a las 6 de la mañana en el Aeroparque Jorge Newbery cuando los conductores decidieron no levantar a los pasajeros que llegaban en los distintos vuelos. En consecuencia, agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) empezaron a aplicar multas a los manifestantes, lo que generó incidentes y algunas agresiones.

«Estamos deteniendo la fila de Aeroparque», señaló uno de los voceros de los taxistas. «Se habían comprometido a hacer una variación en los tótems y no se cumplió el aumento que iban a dar. No está funcionando bien, el sistema está dando diferencias demasiado grandes y absurdas», agregó.

«Me acaban de hacer una infracción de tránsito por mal estacionamiento y estar obstruyendo esta parada», señaló otro de los afectados al canal TN. «Esto es provocar y traicionar la palabra que nos dio uno de los jefes de ellos», añadió.

El reclamo de los taxistas se inició por la instalación de un servicio de tarifas prefijadas en las paradas de los aeropuertos, puertos y en la terminal de micros de Retiro. El sistema consiste en el siguiente trámite: antes de tomar un taxi, el usuario debe dirigirse hasta una pantalla ubicada a metros de la parada, cargar su recorrido y recibir tickets donde figura el valor exacto del viaje. Este mecanismo asegura una mayor transparencia en el precio del servicio.

Según los choferes, este modelo es perjudicial para sus ingresos porque el valor de los viajes suelen ser inferiores al que se aplica en base al método tradicional, que contabiliza las fichas con el taxímetro.

Tras esas quejas, la secretaría de Transporte de la Nación resolvió incorporar un nuevo valor a los tótems: el «factor de congestión». Ese adicional expresa la función del tiempo que el taxi no estuvo en movimiento debido a atascos y embotellamientos de tránsito. Con ese concepto, la tarifa varía «en base a distintos tipos de días y en horarios pico y no pico», con subas que van del 18% al 29%.

Diferencias de valores entre el sistema de tarifas prefijadas y el valor del viaje con el tradicional taxímetro.