Ante el aumento de delitos en el conurbano, el gobernador Axel Kicillof encabezó una reunión de la que participaron su ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, y su par nacional, Sabina Frederic, en donde buscaron zanjar diferencias ya avanzar en coordinar acciones en medio de la pandemia de coronavirus.

Kicillof forjó una reunión entre ambos en la sede que el Ministerio de Seguridad bonaerense que, desde su asunción, acondicionó en Puente 12. Berni y Frederic no se veían a solas desde marzo, previo al inicio de la cuarentena dura que impuso el Gobierno de Alberto Fernández y tras ello hubo una serie de cruces mediáticos, sobre todo a partir de declaraciones y actitudes del funcionario bonaerense que molestaron a Nación.

El encuentro se generó “para continuar con la coordinación y planificación de acciones conjuntas en el marco de la pandemia y para enfrentar los problemas de seguridad”, según informó de manera oficial. “Con el objetivo de darle más eficiencia a la presencia de fuerzas de seguridad, los funcionarios repasaron el diagrama de operativos de control y el redespliegue de las fuerzas federales”, se agregó en un breve comunicado.

Más allá, de esto, lo cierto es que desde la Provincia ven con preocupación la suba de los delitos que le plantearon intendentes del conurbano al gobernador, algo que el propio Berni resaltó en las últimas horas. “Ahora estamos viendo que los delitos están creciendo debido a una crisis sanitaria que empuja a una crisis social, y sabemos la relación que hay entre delincuencia con desigualdad social. Para revertir esta situación, se necesitan políticas integrales”, dijo ayer el ministro bonaerense.

Tras la reunión de hoy, Frederic resaltó que junto al Gobierno de Kicillof se avanzó “en la planificación de acciones frente a la pandemia y diagramamos operativos de control y el redespliegue de las fuerzas federales en el Gran Buenos Aires”. Esto, justamente, fue uno de los pedidos de los alcaldes.

Las diferencias entre los ministros estuvieron desde el principio, pero se profundizaron en junio, cuando Berni dijo que la Provincia no tenía “nada” de apoyo del Gobierno nacional en materia de seguridad. Y a eso le sumó una intervención en un operativo en Puente La Noria, el día del inicio de la última etapa de aislamiento estricto, y se cruzó con efectivos federales.

En ese momento, Frederic reaccionó y llamó enseguida a Kicillof que se comprometió a intervenir. Desde ese momento, Berni bajó el tono de la disputa, al menos a través de los medios.