El cuerpo de Rosa Fernández, la mujer de 29 años a la que buscaban desde el domingo 26 de julio en la localidad bonaerense de Junín, fue encontrado este jueves en una obra en construcción y por el hecho detuvieron al ex marido de la víctima, quien está señalado por un testigo clave en la causa.

El cuerpo estaba envuelto en una lona y enterrado en una obra en construcción en la que trabajaba su ex pareja, Sandro González (40), detenido desde el miércoles.

«A simple vista, a Rosa la ahorcaron».  Así lo confirmó en TN el fiscal a cargo del caso, Esteban Pedernera.

“Encontramos el cuerpo envuelto debajo de un muro, detrás de una parrilla”, precisó el fiscal, que estuvo presente durante las primeras horas de este jueves en las excavaciones que se hicieron en el inmueble.

“Apareció un testimonio que fue contundente”, explicó Pedernera sobre la pista que llevó a los investigadores hasta ese lugar. Se trata de un testigo, a quien el propio acusado le habría confesado el femicidio.

Si bien el funcionario judicial reconoció que hubo indicios desde el principio que apuntaron las sospechas sobre el ex esposo de la víctima, fue recién a partir de la declaración de esta persona que el círculo terminó de cerrarse y determinó su detención.

Al parecer, de acuerdo a la versión que aportó el testigo, hubo una discusión entre la ex pareja, ella le pegó una cachetada y el hombre la tomó del cuello con sus manos y la asfixió.

Hasta el momento, contó Pedernera, no se encontraron denuncias judicializadas por violencia de género entre ellos pero sí en base a los testimonios hay indicios de que tenían una relación violenta.

En tanto, mientras avanza la investigación y se conoce el resultado de las pericias, el fiscal indicó que los tres hijos que tenían en común el detenido y la víctima quedaron al cuidado de su abuela materna.

Pedernera informó que el cuerpo de la víctima fue remitido a la morgue judicial para que se realice la autopsia de rigor y que en principio la hipótesis es que la víctima fue ahorcada manualmente.

Finalmente, el fiscal dijo que cree que González actuó solo, ya que su ex mujer era de contextura física pequeña y él estaba acostumbrado a tareas más esforzadas, por lo que no habría necesitado de alguien para trasladarla a la obra y enterrarla.