Kofi AnnanPremio Nobel de la Paz y exsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) falleció hoy.. Su familia fue la encargada de comunicar la noticia desde Suiza. Annan enfermó cuando regresaba de Sudáfrica después de presentarse en la conmemoración del aniversario del nacimiento del líder sudafricano Nelson Mandela cuya fundación, ONG The Elders, estaba a su mando.

El activista por la paz ghanés tenía 80 años. En un primer momento fue hospitalizado en Ginebra para después ser trasladado a un centro médico de la capital, Berna, en donde falleció rodeado por su familia.

Formado en economía por la Macalester College de Minnesota y con un master en Gestión del MIT de Boston, Annan tuvo comienzos humildes dentro de la ONU en donde fue creciendo hasta a los 63 años llegar a ocupar el máximo cargo durante dos mandatos consecutivos, 19997-2006, destacados por su lucha por la paz, defensor por los Derechos Humanos y búsqueda de la eliminación del racismo.

Desde el comienzo su futuro parecía estar marcado. Hijo del gobernador de la provincia de Ashanti, propuso una exitosa huelga de hambre en el internado al que asistía para lograr mejoras en el menú de la cantina. Estos hechos, que son contados por demás miembros de la ONU, le confieren un carácter mítico al difunto activista que ya desde pequeño tenía un marcado liderazgo.

El más grande logro de Annan al mando de la ONU fue el haber convencido a Sadam Husein para que permitiera el retorno de los inspectores de armas evitando así un raid aéreo en el marco de la guerra contra Irak impulsada por Estados Unidos. Una guerra que pese a sus intentos no pudo detener considerándolo el mayor fracaso de las Naciones Unidas.

Además, entre 1993 y 1997, creó un mecanismo que contribuyó a aumentar en un 87.000 el número de efectivos bajo la bandera de la ONU y cuando el ente se encontraba bajo crisis financieras, sus lazos con la Casa Blanca de Estados Unidos, que lo hacían ver como dependiente de ese país, lograron que el país norteamericano pagara sus cuentas atrasadas.

Activo hasta sus últimos días, el evento más cuestionable de la gestión de Annan fue su intervención en Ruanda en donde se desató, a fines de los noventa, una carnicería de magnitudes similares a la de la Segunda Guerra Mundial.