La intervención del médico Abel Albino en las audiencias realizadas en el Senado de la Nación por el tratamiento del proyecto de ley que legaliza el aborto generó tantas críticas de todos los sectores, que el consejero superior por el claustro estudiantil de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Plata, Fernando López Plá, presentó un proyecto para que la casa de estudios se rectifique y le quite un homenaje que le realizó en 2014.

Es que Albino, entre otras cosas, aseguró que «el profiláctico no protege de nada» y agregó que, en ese contexto, este método es inútil para prevenir el contagio de VIH teniendo en cuenta que «el virus del sida atraviesa la porcelana», un material que no aplica al profiláctico ya que está hecho de látex.

En ese mismo sentido, Albino indicó que quienes voten a favor del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo «van a tener las manos manchadas de sangre de esas criaturas por este réquiem satánico”.

Las afirmaciones fueron desestimadas de plano por la comunidad médica argentina y decenas de especialistas remarcaron su falsedad y también su carácter vetusto. Tampoco fueron pocos los representantes políticos que se pronunciaron contra sus dichos.

Resultado de imagen para Fernando lopez pla

En 2014, Albino fue nombrado Huésped de Honor Extraordinario de la UNLP, por el entonces presidente de la institución, Raúl Perdomo. Sin embargo, tras la polémica desatada, el consejero superior por el claustro estudiantil de Arquitectura, Fernando López Plá, presentó un proyecto para que la casa de estudios se rectifique del nombramiento.

«Sus dichos expresan un oscurantismo reaccionario y una profunda oposición a los derechos de las mujeres, en particular a la legalización del aborto y el acceso a la educación y la salud sexual y reproductiva», expresó López Plá, quien además es militante del Partido Obrero (PO).

El proyecto también llama a que el Estado anule los convenios que hoy tiene con la Fundación CONIN, dirigida por el especialista. «Esta fundación recibe subsidios del Estado por 120 millones y así se sostiene una organización de preceptos clericales y anticientíficos que trabaja con las familias más golpeadas por los abortos clandestinos y las enfermedades de transmisión sexual», agregó el Consejero Superior.

Para finalizar, López Plá destacó que «esta gigantesca lucha que está desenvolviendo el movimiento de mujeres golpea sobre todos los sostenes políticos de un régimen de dominación y opresión». «La separación de la Iglesia del Estado es una reivindicación fundamental, que implica pelear por erradicar su injerencia sobre La educación y todos los ámbitos de la vida pública y social. Con este horizonte, movilizaremos centenares de miles a conquistar el aborto legal el próximo 8 de agosto», concluyó.