El prometido envío al Congreso por parte del Gobierno de un nuevo proyecto de Ley de Alquileres despertó airadas críticas en el sector inmobiliario, cuyo eje es que la iniciativa promueve cambios que perjudicarían tanto al sector como a los inquilinos.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Babenco, criticó la iniciativa y afirmó que, si se consigue aprobar en la provincia una normativa similar a la Ley de Alquileres de CABA, las inmobiliarias serán “castigadas” y saldrán perjudicadas llegando, incluso, al extremo de cerrar sus puertas o despedir empleados. Además, aseguró que la norma que reclaman los inquilinos no se ajusta a lo establecido por el Código Civil y Comercial.

“Esta ley ataca a todos los corredores inmobiliarios de la provincia de Buenos Aires y a todos sus empleados, perjudicando a miles de martilleros. Hay 20 mil empleados en las inmobiliarias bonaerenses. Si esta ley se aplica algunas inmobiliarias cerrarían y otras tendrían que despedir empleados. Eso generaría un gran impacto socioeconómico”, aseguró Babenco en declaraciones a 221radio.

Uno de los puntos más criticados por el sector, es el que prevé que la comisión de la inmobiliaria la pague solo el propietario.  Miguel Angel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata, sostuvo que“si un inquilino va a una oficina a buscar un alquiler en el cual no es obligatorio la intervención de un profesional inmobiliario, la lógica es que si quiere la comodidad de tener un profesional que, durante 24 meses, le lleve todas sus quejas al propietario, tiene que pagar algo. Y si lo paga el propietario, sabemos que va a ser peor porque van a pedir que se cargue al alquiler”, asegurando que esa sería la “consecuencia lógica” y que el gasto debería ser dividido “por ambas partes”.

Por otra parte, Donsini dijo que “el Poder Ejecutivo no tenía nada que hacer. Ya pasó por la Cámara de Senadores y todavía está en tratamiento en Diputados, (el presidente) tiene que respetar los tiempos de los legisladores. Y si tiene que influir en algo, no lo tiene que hacer públicamente sino hablar con sus diputados”, sentenció.

 

Nueva Ley, vieja Ley

Es que, en rigor, ya hay un proyecto de Ley de Alquileres que tiene media sanción del Senado y que fue presentado por el Frente para la Victoria. El nuevo proyecto sobre ley de alquileres que anunció Macri y agrega, entre otros puntos, el registro de control obligatorio en AFIP, será tratado el próximo martes en la primera reunión de la Comisión de Legislación General en la Cámara de Diputados, a cargo de Daniel Lipovetzky, donde se intentará avanzar en la firma de un dictamen.

Los ejes centrales de la iniciativa del gobierno apunta a la extensión de los contratos a tres años como propone el proyecto del Senado y que los alquileres se actualicen cada seis meses en base a un promedio de salarios e inflación.

El presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires, Armando Pepe, es uno de los que señala que los dueños de los departamentos estarán en contra de extender 12 meses los contratos. «La situación es complicada, hay mucha incertidumbre. Se anunció lo de los contratos a tres años cuando hasta hace poco hablaban de dos años. Además está prohibida la indexación cada seis meses. Y el tema de la garantía es lo más complicado», explicó Pepe en declaraciones a radio Mitre.

Pepe sostuvo que «cuando un propietario pone una propiedad de 4 millones de pesos en alquiler, la garantía no puede ser con un recibo de sueldo. Y hablaron de las garantías bancarias, pero es carísimo lo que cobran los bancos por una garantía, lo matan al inquilino. Es uno de los temas más complicados, porque cada funcionario dice algo distinto».

El empresario agregó que «si la ley de alquileres sale así va a producir una retracción total de la oferta. Muchos propietarios ya están llamando a las inmobiliarias para decirles que cuando se cumpla el contrato de su propiedad lo saquen de la oferta de alquileres para ponerlo a la venta«.