El presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Ariel Eichbaum, encabezó este jueves el acto por el aniversario número 25 del atentado contra la mutual judía, donde reclamó avances por parte de la Justicia en esa causa y aseguró que «es una herida que no puede cicatrizar sin justicia».

«Esperamos mucho de los jueces y seguimos esperando más de los fiscales de la Unidad AMIA», sostuvo el dirigente comunitario, tras la lectura de los nombres de los 85 asesinados por el ataque terrorista y el sonar de las sirenas en recuerdo del trágico hecho.

En el emotivo evento, que lleva la consigna «85 vidas arrancadas. 25 años de impunidad», Eichbaum se quejó de que la causa haya estado «tanto tiempo prácticamente estancada sin novedades de importancia» y pidió un «total esclarecimiento del caso».

«Es una deuda pendiente para con la sociedad en su conjunto. Hasta que la justicia no se haga presente no vamos a parar», añadió.

Tras destacar que las acusaciones contra Hezbollah y la República Islámica de Irán sigue «firme y sólida», el titular de la entidad también recordó al  fallecido fiscal de la Unidad Especial que investigaba el atentado, Alberto Nisman: «Sabemos que fue asesinado por ser  fiscal de la causa AMIA».

Eichbaum también hizo un especial agradecimiento a los médicos,  bomberos, policías y rescatistas que tuvieron un importante rol en  aquellas horas posteriores al ataque terrorista perpetrado el 18  de julio de 1994 en el edificio ubicado en Pasteur 633.

El funcionario estuvo acompañado por Sofía Guterman, madre de Andrea, una joven que murió en el atentado. «¿Por qué están libres y protegidos?», se preguntó durante su exposición respecto a los autores materiales e intelectuales.

También responsabilizó a Irán y a los funcionarios de Gobierno acusados de proteger a los terroristas. «Sinceramente señora Cristina Kirchner, el memorándum con Irán fue una traición a 85 muertos, a sus familiares y a la sociedad toda. Con el terrorismo no se pacta, al terrorismo se lo denuncia. No es creíble que pactar con Irán haya sido una ingenuidad», enfatizó Guterman.

La ceremonia central se inició cuando comenzó a sonar una alarma a las 9:53, hora exacta del atentado del 18 de julio de 1994, en la calle Pasteur 633, la sede de la AMIA reconstruida tras la explosión que mató a 85 personas.

Estuvieron presentes la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, los ministros Germán Garavano, Alejandro Finocchiaro y Patricia Bullrich, y los secretarios Sergio Bergman y Claudio Avruj, entre otros funcionarios.