Frente a las graves acusaciones que circularon en las redes sociales y tras una marcha para pedir justicia por una mujer que fue violada hace años, el intendente de la localidad de Puán, Facundo Castelli, aseguró que jamás estuvo involucrado con la causa que investiga.

«No estoy ni estuve imputado, jamás fui nombrado y jamás fui citado por la Justicia por lo que sucedió ese día en la localidad de Puán», dijo Castelli en conferencia de prensa.

De esta forma, el jefe comunal buscó aclarar su situación en torno al caso de Marilina Tolón, que presuntamente fue violada hace 17 años por cuatro individuos. Algunos días después la joven se animó a hacer la denuncia, pero la Justicia nunca halló a los culpables ni hubo condenas.

El sábado pasado Marilina murió a causa de una cruel enfermedad, hecho que centenares de personas relacionaron inmediatamente con el calvario que sufrió desde aquel octubre de 2001. Por eso el fin de semana salieron a las calles para pedir que se reabra la causa y, de una vez por todas, los culpables paguen. Y algunos vecinos, en redes sociales, dieron el nombre de Castelli como uno de los presuntos violadores.

«Poco contribuyen a esclarecer un hecho escondiéndose detrás de una página de una red social. Sería mejor que se presenten a la Justicia con nombre y apellido y aporten las pruebas de lo que dicen; y, en el caso de que no las tengan, seguiré con la causa penal y solicitaré un resarcimiento económico que obviamente donaré a alguna institución», advirtió, molesto, Castelli.

https://www.facebook.com/facundo.castelli.39/videos/307496070077056/?t=0

El jefe comunal sostuvo también que fue un invento que el poder político encubrió a los culpables en ese entonces: “Se dejó entrever que hubo un encubrimiento político por ser yo amigo o conocido de los que en su momento fueron denunciados, pero en 2001 hacía seis o siete meses que había regresado a Puan de estudiar (en otra ciudad) y trabajaba en un estudio particular. Entré a trabajar (en la comuna) en junio de 2002, por lo que (antes) no había ninguna relación con la política de ese momento”, señaló.

Luego continuó: “Por esto quiero ser claro y decirle a todos aquellos que me han nombrado en las redes sociales (como presunto violador de Tolón) que a cada uno les llegará la correspondiente carta documento para que ratifiquen o rectifiquen sus dichos. Si están tan seguros de mi participación, seguramente tendrán pruebas y estaría bueno que las aporten a la Justicia”.

Castelli lamentó que hayan creado páginas de Facebook con su foto acompañada de “calumnias e injurias” y, si bien evaluó no hacer alusión a las acusaciones, el tenor de las acusaciones fue tal que lo hicieron cambiar de parecer.

“Atrás mío hay una familia, acá nos conocemos todos y muchos de los que opinan y publican creo que no están en condiciones de emitir opiniones sobre un hecho ocurrido hace 17 años. La Justicia es la que tiene que volver sobre este caso”, concluyó.