El Gobierno Nacional insistirá con el proyecto para declarar feriado por única vez el 30 de noviembre en la Ciudad de Buenos Aires, a menos de dos meses para que se realice la Cumbre del G20 en la Argentina. 

Es que ese día, que será viernes, comenzará la reunión de líderes internacionales y el objetivo del Gobierno es liberar las calles y que circule la menor cantidad de automóviles posible, para facilitar la seguridad. El diputado nacional del PRO y presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetsky, convocará esta semana a una reunión del cuerpo para firmar el dictamen de la norma, dejándola lista para llegar al recinto.

El objetivo del Gobierno es liberar
las calles y que circule 
la menor
cantidad de automóviles posible,
para facilitar la seguridad.

Se espera que luego el proyecto sea aprobado sin inconvenientes en la siguiente sesión de la Cámara baja, por el momento sin fecha, aunque sería antes del debate del Presupuesto 2019. La iniciativa, que había sido presentada por el Gobierno en julio pasado, busca que se «minimice el impacto urbano producto de la disminución de la circulación de personas, y que se favorezca la ejecución de todas las tareas que resultan necesarias para el desarrollo exitoso de la cumbre».

La Cumbre del G20 tendrá lugar en el complejo Costa Salguero el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, y participarán unas 10 mil personas, entre líderes mundiales, integrantes de las comitivas y periodistas.

El operativo de seguridad del evento incluirá más de 20 mil efectivos de las distintas fuerzas, aviones, barcos, artillería antiaérea, radares, paralización del Aeroparque e inhibición de drones. A cargo del Comité de Seguridad del G20 está la ministra Patricia Bullrich, y del mismo también participan las carteras de Seguridad, Defensa y Transporte, la Cancillería, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), y las secretarías de Salud y Energía.