El gobierno bonaerense declaró hoy a 23 distritos del interior en estado de emergencia agropecuaria, la mayoría de ellos a causa de la sequía que padecieron desde octubre del año pasado, durante un encuentro que la dirigencia de ese sector mantuvo con la gobernadora María Eugenia Vidal.

De acuerdo a lo trascendido, la emergencia por sequía incluye a los partidos de Bragado, 25 de Mayo, Alberti, Saladillo, Navarro, Suárez, Pergamino, 9 de Julio, Castelli, Bolívar, Bahía Blanca, Adolfo Alsina, Junín, Daireaux, Olavarría, Alvear, Guaminí, Azul y La Madrid, que son quienes presentaron la documentación completa ante la Provincia.

También serán declarados en emergencia Puán y Tornquist, pero éstos como consecuencia de los incendios.

Resultado de imagen para sequia buenos aires

La medida se hará formal en una reunión de la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario (CEDABA), que estará conformada por funcionarios oficiales y representantes de organizaciones del ruralismo, un organismo que no se reunía desde el 31 de enero de este año en medio de un clima de tensión entre el sector y las autoridades del gobierno, que luego se agudizó producto del aumento del impuesto inmobiliario.

La declaración de emergencia supone beneficios impositivos para los productores agropecuarios y acceso a créditos subsidiados, abriendo la puerta, además, a ayudas por parte de la Nación.

Según afirmó Matías de Velazco,  titular de Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, la sequía significó una baja del 60 por ciento promedio en el nivel de lluvias entre octubre y marzo, en comparación con el mismo período del año pasado. De acuerdo a la organización ruralista, resultaron afectadas unas 13 millones de hectáreas y se perdieron unos 12 millones de toneladas de granos, además de 120 mil toneladas de carne.