El Gobierno publicará en las próximas horas un decreto que friza el ingreso de los empleados públicos hasta el fin del mandato de Mauricio Macri. La medida, adelantada por Nicolas Dujovne como parte de la reducción del gasto público y el déficit propone un ahorro para este año de $ 20.408 millones, según cálculos del Ministerio de Modernización.

Además del congelamiento en los salarios, el Ejecutivo propondrá otras diez medidas entre las cuales figura la suspensión del ingreso de más personal nuevo a los ministerios, Jefatura de Gabinete, ni organismos descentralizados como AFIP, PAMI, ANSES, entre otros, «bajo cualquier modalidad de empleo o contratación».

El ministerio de Modernización que
conduce Andrés Ibarra presentó 
el
borrador que estima un ahorro de
$ 20.408 millones para este año. 

Sin embargo, habrá excepciones «autorizadas» para las universidades, Conicet, personal del servicio exterior, Fuerzas Armadas y de seguridad. También para los concursos en marcha o nuevos -pero internos-, como los de la alta dirección; los habilitados por la Ley de Presupuesto para reponer vacantes; los cargos previstos en «estructuras orgánico-funcionales» y si hay «criticidad profesional o técnica, con riesgo operativo, previo agotamiento de búsqueda interna y autorización extraordinaria del Ministerio de Modernización/Jefatura de Gabinete».

Las medidas, algunas de ellas adelantadas a nivel general hace un mes por los ministros Andrés Ibarra y Nicolás Dujovne, incluyen rebajas en los gastos de toda la Administración Pública Nacional. entre lo que se incluye «reducir un 30% los gastos de movilidad, viáticos, comidas y horas extras.

Ibarra ya había anunciado un ajuste de un 30% en gastos de viajes al exterior. Se prohíben los viajes en «clase ejecutiva» para funcionarios de rango inferior a ministro, a menos que sean secretarios de Estado y tengan viajes de más de 8 horas.

También, la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) hará un relevamiento de la flota de vehículos que tiene el Estado nacional, a partir del cual el Gobierno establecerá cuál es la «flota óptima» para trasladar a funcionarios «con rango hasta secretario de Estado». Ibarra anticipó que los autos que no se usen se venderán y los choferes «tendrán la posibilidad de capacitarse en el INAP para ejercer otro puesto de trabajo en la Administración Pública».