El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, dispuso asueto administrativo para el lunes 30 de diciembre, fecha que se suma a los asuetos ya declarados para los martes 24 y 31 de diciembre, con motivo de las fiestas de Navidad y Año Nuevo.
El asueto excluye al personal dependiente de la policía de la provincia y del Sistema de Atención Telefónica de Emergencia del Ministerio de Seguridad.

 

 

 

 

La medida tampoco rige para el personal hospitalario del Ministerio de Salud que resulte necesario para la cobertura de servicios esenciales, guardia y emergencia y toda otra prestación que no pueda ser interrumpida.El artículo 3 del mencionado decreto precisa que el asueto «no alcanza a las instituciones bancarias y entidades financieras».

Ayer, el gobierno bonaerense dispuso asueto administrativos para el próximo 24 y 31 de diciembre próximos «por su profundo sentido religioso y conmemorativo, las citadas fechas son celebradas tradicionalmente por la ciudadanía mediante la unión y acercamiento de las familias y grupos».