Los jefes de los bloques que conforman el Senado y las autoridades de la Cámara alta definieron este jueves no avanzar de inmediato con el pedido de desafuero de la senadora y ex presidenta de la Nación, Cristina Kirchner.

En la reunión de Labor Parlamentaria del Senado se definió que el período de 180 días es de días hábiles y que el plazo corre desde el 21 de marzo, por lo que esa discusión se aplazó hasta el mes de noviembre.

El juez federal Claudio Bonadio acusó a Cristina Kirchner de encubrimiento en el marco de la causa por el atentado a la AMIA, a raíz del Memorándum de Entendimiento firmado con Irán durante su Presidencia.

A raíz de ello, el magistrado reclamó el desafuero de la senadora del Frente para la Victoria en una nota que fue enviada al Senado el 7 de diciembre del año pasado.

El pedido tomó estado parlamentario durante la sesión del 27 de diciembre, la última de 2017, y, desde entonces, comenzaron a correr los plazos.

De acuerdo con la Ley de Inmunidades, la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara alta tiene sesenta días, desde el ingreso del pedido de desafuero, para emitir dictamen.

En el caso de la senadora Kirchner, ese plazo se cumplió en marzo y la comisión encabezada por el peronista catamarqueño Dalmacio Mera no debatió la cuestión y, por lo tanto, no emitió opinión al respecto.

Según la legislación, si la Comisión no se expide sobre el pedido de la justicia, la Cámara tiene 180 días, desde el ingreso del pedido de desafuero, para debatir la cuestión en el pleno del recinto.

Este martes, luego del encuentro de labor parlamentaria, el presidente del Pro, Humberto Schiavoni, confirmó ante la prensa que por un “acuerdo mayoritario” los días se computarán como hábiles. Según este criterio, los 60 días que establece la Ley de Fueros para que la comisión se expida vencerán a fines del mes de junio, mientras que los 180 para que el Senado decida dentro del recinto con o sin dictamen, recién se cumplirán a fin de año.

Pese a la intención de impulsar los días corridos, Cambiemos terminó acordando con el PJ -principal bancada opositora- contabilizarlos como hábiles, lo que hizo caer la sesión especial citada para hoy a las 18.

Ahora, tanto en la discusión en comisión como en el recinto, el oficialismo necesita inevitablemente del bloque que conduce Miguel Ángel Pichetto, quien sostiene la doctrina de que el desafuero a un senador solamente debe avanzar si existe sentencia firme de la Corte Suprema.