Las reservas del Banco Central perdieron ayer US$ 650 millones y retrocedieron a 56.870 millones, con lo que desde el regreso de la Argentina al FMI ya se perdieron US$ 6.404 millones. Los primeros US$ 15.000 millones correspondientes al crédito stand by firmado con el Fondo se sumaron a los recursos del Central el 22 de junio último, cuando las reservas habían descendido a US$ 48.478 millones.

Es que, para afrontar la corrida cambiaria, el Central comenzó a vender divisas mediante una subasta de US$ 100 millones diarios, que ahora redujo a US$ 50 millones. Las reservas superan en US$ 1.815 millones al volumen registrado el último día de 2017 de US$ 55.055 millones.

Además de la caída de reservas,
ayer fue una jornada convulsionada
en los mercados con una fuerte alza
del dólar que llegó
a superar los $30,
la suba 
del riesgo país que superó los
600 puntos. 

En cuanto a lo ocurrido durante este viernes, la entidad informó que la variación de las divisas frente al dólar, los títulos externos y otros instrumentos financieros que forman parte de las reservas arrojaron un saldo negativo de US$ 111 millones. En ese sentido, en el mercado de cambios, el BCRA no tuvo participación y se realizó un pago por operaciones cursadas a través del sistema SML por US$ 4 millones.

El dólar pegó ayer otro fuerte salto de $1,11 y cerró la cotización a 29,85 pesos, en medio de una convulsionada jornada financiera motivada en factores externos pero principalmente locales, aunque a lo largo del día superó la barrera de los $30.

En el banco HSBC, la divisa terminó a $30; Galicia a $29,99; Macro e Itaú, a $29,90 y Ciudad a $29,80, mientras que el valor más bajo lo registraron el Banco Nación y Santander Río, a $29,65. En los últimos días, el dólar se fortaleció en el mundo, en el marco de una tensión comercial entre Estados Unidos y China, y en el plano local, la causa «de los cuadernos» provoca que inversores adquieran dólares por cobertura.