Los estadounidenses vivirán hoy una jornada intensa cuando asistan a las urnas el martes para las elecciones de medio mandato, en las que se renovará el Congreso, una serie de cargos locales, y que constituyen asimismo una especie de referéndum sobre la presidencia de Donald Trump, dos años antes de las presidenciales.

El total del las 435 bancas de la Cámara de Representantes se renueva en el comicio. Los republicanos disponen actualmente de una cómoda mayoría (236 curules contra 193 demócratas, con seis vacantes). Para recuperar el control de la Cámara, los demócratas deben ganar 23 bancas adicionales. Se especula con que va a ser una elección muy cerrada y los nuevos representantes iniciarán un mandato de dos años a partir de enero de 2019.

En tanto, en el Senado, que cuenta con 100 bancas (dos por cada uno de los 50 estados de la Unión), se disputan 35 escaños. Los republicanos ostentan una ajustada mayoría de 51 contra 49. Pero la disputa electoral se anticipa difícil para los demócratas, pues deben defender 26 bancas, seis de las cuales se ven amenazadas, contra solo nueve de los republicanos. Los senadores se eligen por seis años y también asumen en enero próximo.

Si los demócratas se hacen con el control de la Cámara baja, aumenta considerablemente la posibilidad de que se inicie un impeachment contra Trump y consciente del peligro, el mandatario movilizó a sus electores con mitines en ocho estados -Florida, Ohio, Georgia, Indiana, Misuri, Montana, Tennessee y Virginia Occidental- en menos de una semana.